Avisar de contenido inadecuado

10mo. aniversario luctuoso de Jaime Sabines

{
}

Jaime Sabines, en el recuerdo

Nota

Literatura

|

Artes

|

Jaime Sabines

El mundo de la cultura rinde homenaje al poeta chiapaneco Jaime Sabines, en el décimo aniversario de su fallecimiento. EL INFORMADOR

  • Una década sin el autor de ''Los amorosos''

El mundo de la cultura rinde tributo al popular poeta mexicano en el décimo aniversario de su fallecimiento

Fue uno de los poetas mexicanos más populares del siglo XX -si no el que más- y 10 años después de su muerte, el 19 de marzo de 1999, sus versos no se han olvidado. Quizá por eso la acumulación de iniciativas que desde hace días recuerdan la figura de Jaime Sabines ha roto las paredes académicas para buscar a los lectores que no han dejado de leerlo y a quienes, sin haber abierto ninguno de sus libros, tienen integrado a Los amorosos y Tarumba en su memoria sentimental.

En México era -muerto Octavio Paz- el poeta por excelencia. El hombre que buceaba en las palabras para extraer su sentido profundo. El que, aparentemente ajeno, habitaba en la vibración pura. Ya lo dijo al conocer su muerte el entonces presidente de México, Ernesto Zedillo, que Sabines era uno de los poetas mexicanos más grandes del pasado siglo y un hombre de cualidades morales, intelectuales y humanas extraordinarias. Agregó que el autor de Me encanta Dios se distinguió como estudioso, representante popular, escritor y, sobre todo, como ejemplo de los más jóvenes, a los que siempre alentó.

Guadalupe Flores Liera, que preparó en 1994 una Antología poética de Sabines, escribe: "Sin la poesía de Jaime Sabines la literatura en México definitivamente no sería lo que es".

Políticos e intelectuales del país coincidieron hace 10 años en que la muerte del poeta nacido en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el 25 de marzo de 1926, suponía una pérdida insustituible en el panorama de la literatura mexicana del siglo XX.

Jaime Sabines era el menor de tres hermanos, hijos de Ruth Gutiérrez y del mayor Julio Sabines, un libanés que, perseguido por su condición, buscó refugio en Cuba y después se trasladó a México. Cuando estudiaba la preparatoria en su natal Tuxtla Gutiérrez, se le empezó a manifestar la sensibilidad literaria, con facilidad aprendía poemas y los declamaba, lo cual le permitió ser el orador oficial del Instituto de Ciencias y Artes de Chiapas. Ganó su primer premio al recitar un poema escrito por su hermano Jorge, en un concurso patrocinado por un diario y la Dirección Estatal de Educación Pública de Chiapas. Participó junto con la poetisa Rosario Castellanos en la edición del periódico escolar titulado El Estudiante, en el que publicó sus primeros poemas con el seudónimo de Jai Sa.

Sabines se trasladó a la capital del país para estudiar la carrera de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de la que solo cursó tres años al darse cuenta de que nunca ejercería esta actividad, antes de regresar a su natal Chiapas, donde se dedicó a actividades comerciales de 1942 a 1949.

A finales de 1949 regresó a la Ciudad de México para estudiar Lengua y Literatura Española en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, más tarde fue becario del Centro Nacional de Escritores y, en 1965, formó parte del jurado del Premio Casa de las Américas.

En su juventud, Sabines alternó sus actividades literarias con un programa de radio y algunas participaciones en radionovelas. Fue merecedor de prestigiosos premios, como el Xavier Villaurrutia (1973), el Nacional de Lingüística y Literatura (1983), Elías Sourasky (1984), Nacional de Ciencias y Artes (1985), Juchiman de Plata (1986) y la presea Ciudad de México (1991). También fue diputado local en Chiapas, de 1976 a 1979, y en 1988 formó parte del Congreso de la Unión.

"Francotirador de las letras"


Siempre al margen de círculos literarios -Fernández Retamar lo llamó "francotirador de las letras"-, Jaime Sabines empezó su trayectoria literaria en 1950 con Horal, un libro novedoso, en el que hay ya poemas muy maduros que marcarán su ruta: "Mi corazón emprende de mi cuerpo a tu cuerpo / último viaje". La señal es de 1951 y Tarumba -otro de sus libros clásicos- de 1956. Vendrán luego Diario Semanario y otros poemas en prosa (1961) y Yuria (1967).

En 1972 publica Maltiempo, donde los rasgos biográficos se dan la mano con la necesidad de respetar lo que no se ve o se nota, tarea primordial de la poesía. De 1973 es Algo sobre la muerte del mayor Sabines, el último libro publicado por este alto poeta, que después solo recogió sus poemas dispersos varias veces y fue viendo, sin vanidad, premios, traducciones y honores, que incluyen el cortometraje de Claudio Isaac Algo sobre Jaime Sabines (1980), y discos en la voz del autor.

Declaraba Sabines que la poesía "habla de la vida y se mete en la vida, desde la escuela al burdel, del hospital al cine. Pero descubre y deslumbra".

Consideraba, asimismo, que la poesía investiga sin presunción y, por eso -teniendo una voz de sensualidad metafísica-, no veía fronteras cerradas para el poema: "¿Qué música inaudible es la tristeza?".

José Emilio Pacheco piensa que algunos de sus poemas están "entre los grandes de su lengua y de su siglo".

"Apagarse es morir, lento y aprisa, / tomar la eternidad como a destajo / y repartir el alma en la ceniza", Jaime Sabines (Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 25 de marzo de 1926-Ciudad de México, 19 de marzo de 1999), poeta

Homenaje


Entre los actos organizados en diversas partes del país para rendir homenaje a Jaime Sabines en el décimo aniversario de su fallecimiento destaca la develación de una placa con su nombre grabado en letras de oro que se celebrará este jueves en el recinto del Congreso del Estado de Chiapas.

Como parte de este tributo al poeta, su viuda, Josefina de Sabines, ha anunciado la publicación de un libro inédito en el que se recogen cartas de amor dirigidas a ella. Se trata de 125 escritos que el autor de Yuria y Mal tiempo dedicó a Doña Chepita, como le conocen amigos y familiares, cuando vivió en la Ciudad de México.

Por su parte, el Centro de Lectura Condesa, en la capital del país, acoge "por tiempo indefinido" una muestra dedicada a Sabines, con fotografías de Rogelio Cuéllar y Graciela Iturbide, dibujos de José Luis Cuevas y un autorretrato del mismo escritor.

{
}
{
}

Deja tu comentario 10mo. aniversario luctuoso de Jaime Sabines

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.