Avisar de contenido inadecuado

"ahi te vamos, ahi te venemos" por bruno pablos

{
}

Pos ahí te vamos y ahí te venemos, arreglando todo para matar el cochi y el chivo; y la Chuy hizo un ollón de frijoles d´este pelo, como pa mil gentes; óyeme, era bautizo del Tiburcito,  no de cualquier buqui.

 

Cuando menos pensé ya era el domingo, tú, y ahí te vamos y ahí te venemos, nos arrendamos del crucero porque dizque se le olvidó un papel a la Chayo, ¡cuándo no a la Chayo!. Eramos todos los que cabíamos en la troca de redilas del Tiburcio; yo juí porque al que no juera no l´iban a dar comida, dijeron;  yo más bien tengo pensao que jue lo que dijo mi amá primero:  que dizque me hacía falta meterme en la iglesia del poblao pa que se me saliera todo lo malo.

 

Pos se nos jue rápido el camino; llegamos una hora antes que la misa; ira, Tonchi, te gua decir: la misa… cómo te dijera… la misa es cuando el Padre hable y hable y párensen, y ínquensen y siéntensen; yo bien vivo: hacía todo lo que hacían los que son del poblao.

 

Ya me estaba enfadando por el padre hable y hable, y se me ocurre  preguntarle a la Lolona una pregunta que hace muncho le quería preguntar: ¿es más mejor decir bautizo que baustismo?... que no preguntara pendejadas, me dijo.

 

Según que ya´bía terminado todo y era pa´cer dos filas en el medio dizque pa “comulgar”, así oímos -¿cómo est´eso?-, otra vez a la Lolona… y me contestó lo mismo que lo de bautizo y bautismo; y ahí te vamos yo y el Trini y ahí te venemos, porque una de las viejas de las que callaban a los plebes, me dijo que dizque si ya hice “la primera comunión”, tú; como no sabía ni

Qué´reso, ¿y si le preguntaba a la Lolona, la más sabienda del campo?... ya sabía lo que m´iba a decir, mejor me retaché despichadito; pero el Trini no, y yo vi bien clarito cuando le dieron una ruedita blanca; y me acordé lo que mi amá dijo: que dizque esa ruedita era Dios ¡y el Trini se las´taba comiendo!. Ahí venia pa la banca como si nada, mastique y mastique; luego ya se sentó y me dijo: no creas que´s como chicle, ¿a poco? ¡a lo macho, nomás la mordí y se partió en muchas mitades! Luego ya te la tragas y ya; ¿y Dios Trini? ¿Qué tiene? ¡como que… pos lo que dijo mi amá! Sssshhht… ahí jue onde una de las viejas nos calló el hocico. ¡Ah!, pero antes d´eso, uta, el Trini no rebuzna porque le tiene miedo a la tirria: hay una parte en que todos los del poblao: la paz del Señor, la paz del Señor y que no se cuánto y el Trini: “Trinidad Lugo pa servirle”, uta, más bestia no se puede.

 

Y ahí te vamos pal campo, y ahí te venemos: se le olvidó al Tiburcio echar gasolina, ¡cuándo no el Tiburcio! Uta, llegamos bien alborotaos: y que empiezan a cantar los músicos, y empieza la borrachera, y empieza el olor a chico; yo me comí tres platos y ya no me dieron. Al rato todos agarrándonos la panza y que va gritando el “Chancualío”: ¡la Chuy le echó candelía a los frijoles! Y ahí te vamos pal excusao, y ahí te venemos, había un colón de viejas; mejor agarré pal monte y apenitas llegué a tiempo, ¡uf!. Ya encunclillao, nomás era un solo quejido de todos: “Hay mamacita linda, mi panza”. Y ahí te vamos de vuelta pa la fiesta, y ahí te venemos porque nos daban más ganas.

 

Ya después supimos por qué la Chuy manió los frijoles: nomás de puritito ardor, porque vió al Nico “echándole los perros” a la Silvana; ¡Y nosotros qué culpa tenemos, digo yo!.

 

Al rato todos los grandes baile y baile, las únicas once canciones que se sabían los músicos, yo y el Trini las contamos; masque “El toro palomo” les salía más o menos.

El Nico pide y pide “Alma enamorada” pa la Silvana… nunca se la tocaron.

 

Uta, qué bonita se miraba la Mana con un vestido floriao que traía y una pañoleta colorada que se´bia medio entrenzao en el chongo; uta, la´bieras visto Tonchi: Nombre, la purísima Concención: ¡que cosa más chula con esos ojotes de vaca asustada, jíjuela!.

 

Ya pa la metida del sol: ahí te vamos y ahí te venemos rejuntando todo el basudero, cuando se jueron todas las gentes que se jueron pal poblao. Yo me jui por unos platos que´staban pal lado del álamo, … nomás ollí unos quejidos: ¡Otra vez el Nico y la Silvana! Uta, con razón la Chuy manió los frijoles y le gritó herejías al Nico; de plano me entró la duda: ¡pos cuántas manos puede tener una gente, digo yo!.

 

Pos no se me olvida el día del bautismo, ni las ocurrencias del Trini, ni el “chorro” que me duró tres días; pero lo que más no se me olvida: ¡lo chula que se veía la Mana, jíjuela! La´bieras visto, Tonchi… la´bieras visto.

 

{
}
{
}

Comentarios "ahi te vamos, ahi te venemos" por bruno pablos

MARAVILLOSO. SIMPLEMENTE SIN PALABRAS, ME ENCANTA ESCUCHAR SUS POEMAS, ME GUSTA LA MANERA TAN SENCILLA Y AL MISMO TIEMPO,
ENTRAÑABLEMENTE SENTIDA Y ENTENDIBLE POR TODOS NOSOTROS LOS QUE NOS IDENTIFICAMOS DE UNA U OTRA FORMA, CON ESTA TIERRA, CON ESTA FORMA DE VER LA VIDA....G R A C I A S..... BRUNO, POR SU SENCIBILIDAD, CREATIVIDAD, SU LENGUAJE, PERO SOBRE TODO, PORQUE LO HA COMPARTIDO CON TODOS NOSOTROS.  RECIBA MIS BENDICIONES....
DORA ALICIA PINEDA B DORA ALICIA PINEDA B 18/06/2011 a las 20:54
Me gustan mucho todas las declamaciones de este señor en especial esta y la de parodia a un guapo
Rosario Trinidad Rosario Trinidad 16/12/2011 a las 06:20
me gustaría tenerlo en audio , donde lo puedo conseguir????
miimmi miimmi 24/02/2014 a las 04:26
Gracias a todos por sus comentarios. Los discos los pueden obtener conmigo o en libros y +; son 19 y 4 libros.

Deja tu comentario "ahi te vamos, ahi te venemos" por bruno pablos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.