Avisar de contenido inadecuado

AMORES SECRETOS Autor: Maru Buelna

{
}

Las historias de amor emergen de la nada, sin un plan o una estructura idónea para que se lleven a cabo. No recuerdo ni el día ni la hora pero estabas ahí sentado platicando con algunas personas sobre el plan de trabajo que se llevaría a cabo. Recuerdo bien ese instánte en el que una mujer cuestionaba cada una de tus palabras mientras tú tratabas habilmente de contradecirla.

Terminada la reunión sólo nos quedamos algunos presentes, entre ellos la persona que nos presentó. Pediste que me esperara para platicar conmigo y explicarme en que podía ayudarlos. 

Al estar a solas quisiste indagar un poco de mi y me hiciste remover esa historia que quería que estuviera sepultada, creo que me costó perdonarte el que me hicieras llorar porque no me gusta mostrarme débil o vulnerable ante nadie y mucho menos ante un hombre.

Como era temporada de lluvia esta hizo su gran aparición y tú te ofreciste a llevarme, recuerdo que yo temblaba de frío que no ponía tanta atención a lo que comentabas en el camino. Al fin de cuentas éramos dos desconocidos, no nos enamoramos a primera vista, ni siquiera sabíamos si nos íbamos a volver a ver. Esa noche todo terminó con un adiós y ya.

A los pocos días nos volvimos a reencontrar en el parque, ya que celebraríamos el día del niño. Tú estabas instalando, supervisando... aún recuerdo que ese día llevabas una playera de los pumas. En ese evento sólo cruzamos algunas palabras, me mantenía alejada de ti porque no quería que me consideraras una más de tus próximas conquistas. Pero de lejos observaba como charlabas con la gente, como te reías y como de pronto dejabas de ser ese adulto para convertirte en un niño.

Era el 10 de mayo, tú estabas cocinando y me obligaste a saludarte de beso, siempre lo hacías. Pensabas que era "ranchera" y decías que era de Sinaloa a lo que te remarcaba que era de Sonora. ¿Cómo era posible que se te olvidara de dónde provenían las mujeres más bellas?.

En esa ocasión tampoco platicamos mucho pero me incomodaba verte abrazado de cada mujer que se cruzara en tu camino. ¿Pero porqué?. Si no había nada entre nosotros ni en pasado ni presente o futuro. ¡Jamás eso estaba contemplado!. Además, siempre había andado con hombres de mi edad o un poco mas chicos que yo y no me imaginaba una historia con alguien que ya hubiera vivido de todo en esta vida.

Creo que tu posición de Don Juan hizo que me enviaras mensajes que no entendía y mis explicaciones de lo que pensaba de los hombres y del amor creo que te desconcertaban. Yo no pretendía que te enamoraras de mi ni deseaba caer en tu juego.

Las reuniones seguían, en ocasiones bromeabas conmigo y en otras seguías coqueteando con esas mujeres. Eso hacía que volviera a alejarme y pensar en que eras un engreído.

Mi plan nunca fue tenerte ni conquistarte, terminadas las elecciones ya no nos volveríamos a ver porque ya no iba a haber ningún pretexto para hacerlo. Pero no quería que pensaras que era esa mujer interesada, esa mujer frívola o derrotada; deseaba que conocieras mi verdadera esencia, mi verdadero yo.

Perdimos las elecciones, algunas personas me contaron que estabas muy molesto que preferí abstenerme a verte. Al siguiente día te envié un mensaje para ver como estabas, me llamaste para agradecerme el que hubiera apoyado al partido y... creo que para ti eso ya era una despedida. Así que inmediatamente te dije que podíamos seguir siendo amigos y aceptaste que nos siguieramos tratando como tal.

Dicen que debemos escoger a quien queremos tener a nuestro lado y yo... sin esperarlo te deseaba tener en el mio.

Ahora sí, no habría caretas ni estereotipos en los que me tenías catalogada. Conocerías que en mi hay más risas que llanto, más valentía que debilidad, más pasión que desamor. Pero... ¿Porqué deseaba eso?, ¿Porqué no dejé las cosas como estaban?. La verdad no se describir ese impulso que me iba llevando a ti.

Entre nosotros se iban a acabar los secretos, las armaduras. Iba a desnudar mi alma y poco a poco me irías conociendo.

No sé ni en que instánte mis sentimientos fueron cambiando, empecé a sentir emociones extrañas, mi mundo eras tú y sonreía como boba cada vez que recibía un mensaje tuyo. No entendía lo que pasaba pero eso me hacía sentir felíz.

De la noche a la mañana ya estabamos hablando de amor. Probablemente tu "seguías mi juego". ¿Cómo podría yo haberme enamorado de ti?, ¿Yo que no pensaba volver a amar?.

Todo iba bien hasta el día en que llamaste molesto exigiendo verme. Llegué a la cita antes de lo planeado y estabas en una junta, no sabía que hacer, fui a comprar una botella de agua. Me sentía incomoda porque unos hombres no dejaban de verme, no me gusta que me observen. Caminé por donde está el kiosco mientras lentamente tomaba el agua. Te ví salir mientras ibas platicando con unas personas, esperé el momento para acercarme pero me daba miedo, tardaste en verme y cuando lo hiciste noté una mirada de enojo. Al terminar de charlar con ese señor con el que estabas te acercaste para reclamarme algo que de habían dicho y yo sonreí porque era inocente.

Te quedaste algo desconcertado pero a la vez te sentiste satisfecho al ver que no era la protagonista de eso que te contaron.

Caminamos hacia tu oficina, te esperé abajo mientras ibas por tus pertenencias. Bajaste a los pocos minutos y nos dirigimos a tu coche. No recuerdo si seguíamos platicando sobre el tema del reclamo pero creo que así fue pero mi mente estaba enfocada en otra plática que teníamos pendiente y eso daba vueltas una y mil veces por mi cabeza.

Ibas a aplicar un examen así que llegamos a tu escuela, te esperé un momento y cuando terminaste me preguntaste que si a donde quería ir. Subimos de nuevo a tu auto y fue en ese instánte en que me atreví a retomar el tema: ¿qué era lo que implicaba el andar contigo?.

Escuché cada uno de tus argumentos mientras esperabas mi decisión, por otra parte yo comprendía de cierta forma parte de esos aspectos pero... ¿quería convertirme sólo en tu amante?. Eso no lo podía contestar de inmediato, tenía que consultarlo con mi almohada y ver que era lo que realmente quería.

Es verdad que no deseaba vivir en pareja, no creo ser una esposa idónea para ningún hombre porque me gusta la libertad y me gusta tener mi espacio personal pero por otra parte sí me gustaría tener alguien que estuviera conmigo no sólo en la cama, sino que me consolara cuando estuviera triste y me que diera esa fuerza que a veces pierdo cuando siento que mi vida es un tanto complicada.

Deseaba tener esa pareja con la que pudiera bromear, reír y a la que pudiera amar tratando de darle la fidelidad que se merece aunque en este tipo de relación no se como se pudiera tratar.

Acepté tu propuesta de estar solos, en nuestro mundo pero tú sólo estabas contemplando mi reacción como esperando hasta dónde iba a llegar. Pareciera que habíamos cambiado los papeles y el que se puso esa armadura esa noche fuiste tú.

¿Creías que te mentía?, posiblemente creíste que al último momento me iba a arrepentir y te iba a pedir que nos fueramos o que iba a llorar pensando en "esto no debió pasar". Pero no, no estaba arrepentida, estaba decidida a que quería estar contigo, quería que me besaras, que me abrazaras y que te quitaras ese temor de no saber que hacer.

El experto se volvió precavido mientras esa mujer tímida que visualizaste se convirttió en alguien que deseaba ser amada con toda la pasión que por años se guardó. 

No se si haya otra ocasión, otro momento en que nos volvamos a alejar de nuestro mundo, espero que eso que pasó entre los dos no haya sido producto de mi imaginación porque deseo más noches contigo, más encuentros a escondidas, más besos, más caricias, más abrazos y el que me puedas demostrar toda esa pasión que ese día tuviste contenida.

Una pasión que me haga sentir amada y deseada porque amor: deseo por mucho tiempo entre tus brazos permanecer.

{
}
{
}

Deja tu comentario AMORES SECRETOS Autor: Maru Buelna

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.