Avisar de contenido inadecuado

ANÁLISIS Y CRÍTICA DE: Y COLORÍN COLORADO ESTE CUENTO AÚN NO SE HA ACABADO

{
}

ANÁLISIS DEL LIBRO

TÍTULO DEL LIBRO:
Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado.
AUTOR:
Odin Dupeyron
EDITORIAL Y FECHA DE EDICIÓN:
Editorial Diana. Octubre de 2003
SOBRE EL AUTOR:
Odin Dupeyron nació en la Ciudad de México. Estudió la carrera de actuación. Ha escrito para la televisión y tiene varias obras de teatro, entre las que destacan LUCAS, ESPÍRITUS Y LO QUE SE ESCONDE DETRÁS DEL ESPEJO. Escribe poesía y también ensayos sobre la vida. Este es el primer libro que publica.
SINÓPSIS:
Este libro desarrolla una historia sobre la vida en sí, los miedos que enfrentamos los seres humanos, el deseo de libertad y la importancia de conocernos desde nuestro pasado para ver hacia donde queremos dirigir nuestra vida.
“Y colorín colorado este cuento no se ha acabado”, habla sobre los finales y eternos inicios de la vida, recordando que lo que realmente importa es vivirla hasta el final.
Este un cuento fantástico en donde el lector se identifica con los personajes pero principalmente con la Princesa Odái quien es la protagonista de esta historia.
INICIO:
La historia se desarrolla en la torre de un castillo, ahí aparece la princesa Odái quien se encuentra encerrada esperando una señal para poder salir. Ésta es custodiada por un dragón quien le dice constantemente que no puede salir de ese lugar y ella vive temerosa ante tan imponente ser.
La princesa lleva un diálogo con el escritor-narrador desaprobando dicha historia y exigiéndole cambiarla por completo, pues ella estaba deseosa de salir de esa torre. Así que de manera autoritaria hizo que éste fuera escribiendo la trama conforme se iba dando la situación.
Odái se enfrentó al dragón para preguntarle que si por qué no la dejaba salir a lo que él le comentó que era porque lo habían contratado para que la cuidara. “Cuidar, no tener eternamente encerrada” le respondió la princesa. El dragón trató de convencerla de que había cosas aterradoras afuera e insistía en que tenía que esperar una señal. Entonces la princesa se dio cuenta que “el miedo no es tan fuerte y temible como lo pintan” y convenció al dragón que la señal era: ¡la vida misma!. Lo llevó hasta la puerta principal pero ya la oscuridad de la noche estaba presente, así que decidieron esperarse a la mañana siguiente.
El dragón pudo dormir plácidamente pero Odái no lograba conciliar el sueño, estaba ansiosa por ver más allá de esas cuatro paredes y se molestaba cuando el escritor-narrador le decía que tenía miedo. En la madrugada la princesa pudo quedarse dormida, así que tanto ella como el dragón despertaron hasta mediodía. Creían que todo había sido un sueño hasta que vieron la puerta y ese hermoso prado tan cerca de ellos.
De pronto apareció un abejorro que representaba el deseo y la curiosidad. El dragón le tenía miedo pero éste le habló a la princesa para decirle que “la vida se debe vivir desafiando contantemente a lo desconocido, que no sólo se debe soñar sino que hay que atreverse a hacerlo”. El miedo sólo sirve para mantener alerta a las personas y a veces aterra vivir en un mundo donde no tenemos control.
Ante esto la princesa se decidió a salir de la torre pero la puerta tenía un gran candado, le pidió al dragón que echara fuego con su nariz pero éste se negaba, casi a la fuerza lo convenció para que lo hiciera pero no salió lumbre, sólo un aire que pulverizó todo y en un momento… ellos estaban libres.
DESARROLLO:
El dragón estaba molesto porque ya no estaba en el castillo que le servía para refugiarse, mientras la princesa estaba feliz ante esa nueva experiencia de ser libre. De pronto se les aparece un duende llamado Bonsái quien representaba la autoridad del castillo y obligó a la princesa hacerse responsable del cuidado del dragón porque él ya no tenía en donde vivir.
También le explicó que ella permaneció en el castillo por decisión propia y que no buscara culpables sino respuestas. Que luego iba a descubrir la función del dragón en su vida e iba a saber apreciarla.
Tanto el dragón y ella estuvieron caminando todo el día buscando un camino que los sacara de la pradera pero al no encontrarlo Odái se sentía frustrada, así que el cañón le habló para decirle que dejara de atormentarse porque eso no la llevaría a ninguna parte, porque el mundo estaba lleno de posibilidades.
A la mañana siguiente ella y el dragón vieron encima de éste cañón un puente, la princesa estaba tan ofuscada el día anterior que no lo percibía “a veces las cosas más evidentes sólo se pueden ver desde la tranquilidad”. La princesa emocionada corrió sin rumbo fijo mientras el dragón la seguía pero el miedo de dicho animal la detuvo justo a tiempo antes de que cayera en un acantilado.
Después del susto siguieron su camino y el olor de la comida los dirigió ante un hada quien los alimentó, ella representaba al recuerdo, a la cueva del pasado.
Pía, el hada, hizo que Odái entrara para que conociera su historia y decidiera que quería recordar y que no. La princesa entró sola porque así fueron las indicaciones del hada y se encontró con su niña interior. Ella prometió salvarla y comprendió que se encerró en el castillo por miedo a vivir.
CLIMAX:
Según indicaciones del duende la princesa se tenía que encontrar con el hombre más rico del mundo, éste vivía en una vieja choza y vestía de forma humilde. Cuando le dijo que Bonsái la había mandado con él, el señor buscó en un baúl y le entregó una hoja explicándole que su mayor riqueza sería su experiencia. Ahí venían escritos los consejos del abejorro, del cañon, de Bonsái y de Pía.
Siguieron su camino y se encontraron con las tierras del príncipe, éste los invitó a quedarse en su casa. Al tiempo Odái y él se casaron viviendo los primeros años felices.
10 años después regresó el escritor, ella ya tenía tres hijos, lucía cansada pero feliz pero no habló con él. Así que le hizo prometer que regresaría en 10 años más.
Éste regresó 15 años más tarde, la princesa ya no vivía en el castillo y Bonsái le suplicó ir en busca de Odái. Los niños ya habían crecido, no vivían con ella, se había separado del Príncipe. Cuando el escritor la vio lucía como esa princesa del castillo entonces el escritor le recordó lo que había logrado.
Ella recordó eso y se volvió a entusiasmar por vivir cuando aparece una tortuga llamada Prudencia quien la había estado siguiendo por años. Esta le explicó que quiso vivir tan rápido que se fue con el primer Príncipe Azul que encontró. Prudencia debía acompañarla en su vida como lo hacía el dragón.
Como la princesa soñó con una adivina fueron a buscarla, ella le dijo que en ocasiones era necesario hablar lo que uno piensa para poder oírlo y que para que hubiera respuestas las preguntas tenían que ser claras. Que en la vida no hay personas claves, no hay momentos claves, no hay oportunidades claves. Sólo hay: actividades claves.
DESENLACE:
El escritor decidió regresar 20 años después, lo recibió quien había sido el esposo de Odái. Le dijo que la princesa había fallecido pero que le había dejado una carta en donde le explicaba los pormenores de sus últimos años de vida.
La princesa se había casado, tenía muchos nietos, sus hijos la visitaban, era muy feliz. Bonsái se apareció para dar fe del último acontecimiento de la historia de la Princesa Odái.
PERSONAJES PRINCIPALES:
La princesa Odái: Al principio de la historia contaba con tan sólo 20 años. Tenía el cabello negro y largo su complexión era delgada, le gustaba dormir, era temerosa pero autoritaria y trataba de vencer sus miedos.
El dragón del miedo: Era negro, su voz era hosca, imponente y desconfiada, sus ojos eran rojos y enormes, era enojón, irónico, ignorante y miedoso.
PERSONAJES SECUNDARIOS:
1. Abejorro: representaba el deseo y la curiosidad. Era regordete, pequeño y simpático.
2. Duende Bonsái: vestía con traje dorado, era pequeño, estricto, formal e inteligente.
3. Cañón
4. Hada Pía: Pequeña, representaba a la cueva del pasado.
5. Hombre más rico del mundo: Piel apiñonada, barba, pelo blanco, delgado, vestía con overol y playera blanca. De aspecto humilde.
6. Príncipe Azul: Cabello rubio, ojos azules, rostro bronceado, cuerpo formado, dientes perfectos.
7. Hijos: Bono, Yara y Gotz
8. Tortuga Prudencia: Representaba la paciencia, la conciencia y el entendimiento.
9. La hechicera Zoé: De edad madura, sabia.
10. Yeva: hombre noble, enamorado de Odái y quien vivió los últimos años con ella.
OPINIÓN PERSONAL:
Es la cuarta vez que leo este libro, puedo considerarlo uno de mis favoritos porque siempre encuentro un mensaje nuevo en el. Muchas veces me identifico con la Princesa y esos miedos que nos detienen a seguir adelante, pensamos en el futuro y nos aterra no tener nada seguro cuando en realidad lo que se debe hacer es vivir el momento y ser felices con lo que tenemos. La vida es corta y nos tenemos que atrever a vivirla con Prudencia y con las enseñanzas que ésta nos deja. Todos los mensajes que vienen en el libro nos enriquecen como: “El miedo no es tan fuerte y temible como lo pintan”, no nos pasa nada con arriesgarnos. Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado no es cualquier libro de superación personal ni un libro de fantasía. Es una historia que nos hace relacionarnos ampliamente con el personaje principal. Recomiendo leerlo.

{
}
{
}

Deja tu comentario ANÁLISIS Y CRÍTICA DE: Y COLORÍN COLORADO ESTE CUENTO AÚN NO SE HA ACABADO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.