Avisar de contenido inadecuado

Carta de una esposa a un recluso "las llamadas"

{
}

POR: MARU BUELNA

¿Porqué le haces esto a una mujer que te ama?. No te conmueves ante mi sufrimiento, ante las horas del día que pasé pensando en tí. Olvidaste de pronto los detalles, mis ¡te amos!. Y fingiste hábilmente un amor que no existió.

Sé que para tí terminaré siempre en segundo plano, tu familia siempre va a estar por encima de la nuestra. ¿Y no te mueven nada tus hijos?. Ni siquiera preguntas por ellos, ya ni nos llamas. He pensado muchas cosas como... como preparar tu maleta para cuando regreses. No, no quiero que vuelvas a entrar a mi casa. Y no es porque "haya encontrado a alguien" que ocupe tu lugar como tantas veces lo has dicho.¡Ojalá!, ojalá apareciera ese hombre que contemplé sólo en mis sueños.

Pero, ¡qué hermoso fue!. Al despertar sentí una tremenda melancolía. Nadie, nunca nadie me trató con tanto cariño y ternura como lo hizo ese hombre, esa persona inanimada que  fue producto de una noche de cansancio. Y en mi mente apareció tu presencia; tu forma de hablarme, de acariciarme. Siempre fuiste con un corazón tan duro, más duro que una piedra. Nada te producía sentimiento, tu letanía era: "hay que pensar con la cabeza y no con el corazón".

He llorado mucho. Por las noches contemplo la ventana y veo entre ese cielo obscuro pocas estrellas que brillan. En esos momentos pienso en tí, en qué estarás haciendo, si estarás dormido o platicando con alguien o bien... si estoy aunque sea sólo un segundo en tu mente. ¿Por qué me olvidaste?. Has de pensar que no estoy contigo porque soy fría, materialista. No tienes ni la menor idea por lo que he pasado... bueno no te interesa saberlo porque si no, ya hubieras llamado.

Recuerdo esas llamadas diarias que me hacías, te dolía estar sin nosotros. Llorabas... luego las llamadas se fueron haciendo inconstantes, más serias, regresando a tu personalidad de origen. ¿Y ahora?, ya no llamas. No sé que pase por tu cabeza, qué es lo que pasa por la cabeza de alguien que está preso. Pero tú tampoco sabes que es lo que pasa por el corazón de una mujer que tiene a su esposo en la cárcel. ¿Sabes?, ya no sonrío, ya no sueño, ya no vivo, ya no tengo pasado, presente ni futuro. Todo lo perdí: amigos, familia y a veces pienso que hasta a Dios. Esposo mio: seguimos casados, seguimos vivos. ¿Porqué nos olvidaste?

{
}
{
}

Deja tu comentario Carta de una esposa a un recluso "las llamadas"

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.