Avisar de contenido inadecuado

Corriente literaria: el siglo de las luces

{
}
En la literatura del Siglo XVIII predomina el neoclasicismo, que puede considerarse tanto reacción contra las rebuscadas complejidades estilísticas de la literatura barroca como reflejo del racionalismo y empirismo de la época. El estilo neoclásico se caracteriza por un afán didáctico y un estilo preciso y claro. La literatura del Siglo de las Luces es sobre todo una literatura de ideas.

El género más propio de la época es la prosa y en particular se cultiva mucho el ensayo. La prosa se emplea para criticar los vicios sociales y las costumbres de la época en obras como la Vida de Diego de Torres Villaroel y la Historia de fray Gerundio de Campazas del padre Isla. En las Cartas marruecas, José Cadalso emplea la forma epistolar para hacer sus observaciones sobre la cultura contemporánea. Las Fábulas morales de Félix María Samaniego y las Fábulas literarias de Tomás de Iriarte manifiestan a su manera el espíritu didáctico del neoclasicismo. Las Exequias de la lengua castellana de Juan Pablo Forner presentan una defensa del idioma nacional; su Oración apologética por España y su mérito literario es una defensa de la cultura y literatura españolas.

Los poetas del Siglo XVIII muestran el mismo afán didáctico mostrado por los prosistas. Del año 1737 es la Poética de Ignacio de Luzán, obra en que se critican los excesos de la literatura barroca y se propone una nueva estética poética basada en una revalorización de las formas clásicas. La poesía descriptiva alcanza un gran auge en el siglo XVIII, reflejo de las nuevas teorías de la óptica y de la compenetración de lo literario y lo científico. En su respectiva obra poética José Cadalso y Gaspar Melchor de Jovellanos sostienen un tipo de diálogo sobre ideas contemporáneas. Jovellanos es además autor de múltiples monografías sobre problemas nacionales, y presidió la Junta Central creada contra José Bonaparte durante la invasión francesa. Otro famoso escritor de la época es Manuel José Quintana, autor de Vidas de españoles célebres y de grandes odas como "A la expedición española para propagar la vacuna en América" y "A la invención de la imprenta."

El teatro neoclásico se caracteriza por su insistencia en las tres unidades--de tiempo, lugar y acción--y por su finalidad moral. Un género dramático cultivado por dramaturgos como Ramón de la Cruz es el sainete, una comedia breve de carácter popular en que se retratan las costumbres del Madrid de aquel tiempo. Otros dramaturgos como García de la Huerta, Nicolás Fernández de Moratín y el mismo Jovellanos se empeñan en conseguir una revaloración de la tragedia, forma dramática casi desconocida en la literatura del Siglo de Oro. La figura más importante del teatro de la época es Leandro Fernández de Moratín, hijo de Nicolás y autor de cinco comedias de intención moral.

{
}
{
}

Comentarios Corriente literaria: el siglo de las luces

ME SIRVIO MUCHO PA' DORMIR THANK YOU VERY MUCH. KISSS
Anonimo Anonimo 13/12/2012 a las 04:28
d
d d 10/06/2013 a las 17:02

Deja tu comentario Corriente literaria: el siglo de las luces

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.