Avisar de contenido inadecuado

Cuento: Jugando a la ouija

{
}
Cuento JUGANDO A LA OUIJA Pedro estaba ahí sentado en una de las bancas que dan al edificio de mercadotecnia, lo note algo distraído y entusiasmado con algo que veía. Cuando me acerque, vi que estaba con un tablero tratando de que un artefacto plástico se moviera por encima de ella. ¡Que tonto!, eso es solo juego de niños, es imposible que algo se mueva por si solo. Entonces agarre esa cosa y le dije: -haber pregunta algo. No recuerdo que pregunta hizo en ese instante, pero el objeto no se movió ni un centímetro. Como ya era hora de la siguiente clase, dejamos el juego en el olvido. No se como me dio por comprar el mentado tablero, lo que se es que algo me movió a hacerlo. Fui a una tienda comercial y había muchos de ellos. Leí las instrucciones, decía que esta se movía con la mente. Jamás mencionaron que invocabas a los espíritus, que esto tenia que ver con el diablo y todo eso que escuchas en las películas o en los documentales de televisión. Hace poco tiempo que había perdido a mi padre, su muerte fue repentina. No tuve tiempo de despedirme de él, me hacia muchas preguntas sobre lo que pasaba con su alma, sobre Dios y todas esas cuestiones filosóficas. Así que mi hermana y yo decidimos jugar a: la ouija. Fue sorprendente, en cuanto la tocaba se movía demasiado, me contestaba todo lo que preguntaba y entonces me di cuenta que Ana también se sentía como yo: desconcertada por todo lo que estábamos viviendo con la muerte de nuestro padre. Al parecer el juego no tenia nada malo, estaba como enganchada a este. Cuando le comente a Pedro que lo tenia, decidimos jugarlo. Claro que se sorprendió por lo rápido que se movía y me contestaba, él jamás había logrado hacerlo. Como los dos estudiábamos en Los Mochis, nos lo llevamos para allá y seguimos jugando por varias semanas con Ana Maria, el espíritu que siempre invocábamos. Quizás me daba confianza porque tenia el mismo nombre que mi hermana. Algunos amigos jugaban con nosotros, otros le sacaban la vuelta, pero yo siempre contestaba a todas sus preguntas acertadamente y ellos se espantaban. En una ocasión este espíritu dijo tener celos de mí, comentaba supuestamente que era una bruja y que seguía viva, que estaba enamorada de mi novio y que quería quitármelo, que en la noche se le iba a aparecer y le iba a hacer el amor. ¡Vaya, vaya!, nos reímos mucho con eso y bromeábamos con Pedro sobre la supuesta aparición. Claro que no temía, ponía música pesada y decía: _666 como invocando a Satanás. Eso si me daba miedo, no lo niego y lo regañaba cada vez que lo hacia. Mi miedo llego cuando este comento que quería estar adentro de mi, no se porque presentí algo extraño y dije: -vamos a dejar de jugar, nadie la vuelva a agarrar. La guarde y me fui a hacer una tarea. Como estaban unos amigos de un vecino, mi compañera de cuarto quiso quedar bien, entonces los invito a jugar sin que me diera cuenta. De pronto entran corriendo a la sala de la casa para decirme que Ana Maria era Satanás. Estaban pálidos y muy asustados. Entonces Pedro y yo volvimos a agarrar el juego para preguntar si era cierto aquello que nos acababan de decir, a lo que nos contesto que si. No sé porque todos volteamos a ver a Pedro y su mirada era extraña, nos dio miedo y nos apartamos rápidamente de él. De pronto se fue la luz y empezamos a gritar. En ese momento llego una tía de Pedro y minutos después regreso la luz. Al ver que estábamos todos temblorosos, se quedo extrañada, pero no tuvo que preguntar nada porque al voltear a la mesa vio el juego, se enojo y lo agarro para llevárselo no sé a donde. El cuarto donde dormíamos mi compañera y yo quedaba afuera de la casa, en la cochera para ser precisos. No nos animábamos a dormir solas, así que le pedimos a la hija de la dueña del inmueble que se quedara con nosotras porque ella no tenia ninguna relación con el juego y por supuesto no tenia miedo. Acepto y nos fuimos a dormir. No se cuanto tiempo paso pero yo no podía dormir, Samy y Aleida ya se habían dormido, de pronto sentí como si me estuviera quemando empezando por los pies. Escuchaba a la ouija, como que me llamaba para que fuera a un cuarto. Había ruidos externos, como si se estuviera quemando leña. Trate de rezar pero entre mis oraciones se metía la palabra Belcebú, entonces no podía hacerlo y yo sentía cada vez mas ardor en mi cuerpo. Desperté de inmediato a Samy pero el sueño la vencía, la sacudí cuantas veces pude hasta que me hizo caso. Le dije: -Escucha, parece como si se estuviera quemando algo ahí afuera. A lo que me contesto: -Es tu imaginación, ya duérmete. Pero no la deje que se volviera a dormir hasta que se despertara en serio y escuchara por oído propio lo mismo que yo. Cuando puso atención se dio cuenta que lo que le decía era verdad, entonces empezó a rezar y los nervios iban invadiendo nuestro cuerpo. Podría parecer que nos estábamos sugestionando, pero estábamos viviendo una noche de horror. Despertamos a Aleida porque ella no tenia miedo de nada, y al igual que Sammy ella contesto con un: -duérmanse es su imaginación. No dejamos que se durmiera, la despertamos a fuerza y se extraño cuando escucho esos ruidos extraños provenientes de la calle, un sonido de algo quemándose. No le pedimos que rezara porque ella no era católica, desconozco la religión que profesara pero nosotros seguimos con el intento de rezar. Quiso gritarle a su mamá para que viniera, pero sus gritos eran muy bajos y Samy tampoco podía gritar porque la vencía el miedo. Así que con todas mis fuerzas grite: -Lilia, Lilia. Hasta que llego la señora espantada por los gritos. Nos llevo a su habitación mientras nos regañaba por andar jugando con esas cosas. Tendimos en el suelo y ahí nos acostamos. Ignoro la hora que era, podrían ser las tres o cuatro de la mañana. Samy ya no hacia ruido, la deje dormir. Yo escuchaba mas cerca el sonido de la ouija, ese movimiento del objeto plástico que se mueve sobre el tablero. Lo sentía cerca... me acosté de lado y vi de pronto una especie de espíritu negro levantándose de la cama donde se encontraba el esposo de Lilia. Se acerco a la ventana que estaba atrás de mí y quiso acostarse encima de mi cuerpo. No grite pero si hice un ruido de temor, entonces Samy se dio cuenta que aun seguía despierta y expreso: _no te duermas, alguien acaba de tocarme todo el cuerpo, unas manos toscas me estaban manoseando. Nos abrazamos y sentamos en el suelo, no pensábamos despertar a nadie, se nos hacia imprudente no dejar dormir a la gente, solo esperamos a que saliera el sol y acabara toda esta pesadilla. Cuando salió el primer rayo de luz, vi el tablero, estaba ahí donde lo escuchaba. Así es: subi al cuarto a donde me dijo y como lo habia expresado: queria estar adentro de mí. Instantes después se despertaron todos, fue cuando aprovechamos para contarles lo sucedido. Entonces Lilia llamo a su pastor para comentarle lo sucedido, le recomendó que leyera unas citas bíblicas mientras quemábamos el tablero. Pedro se encargo de hacerlo, no se quemo rápidamente pero al fin quedo hecho cenizas. Eso pensamos porque al momento de tirarlo al bote de basura este se prendió. Después le echamos agua y al parecer todo volvió a la normalidad. Aun así Samy y yo estábamos con mucho miedo, por ese motivo fuimos a la Iglesia para hablar con el padre. Este dijo algo que me calmo: _Satanás siempre quiere meterse adentro de uno, pero el poder de Dios es mas fuerte, no lo puede vencer. Si piensas eso: que Dios es más poderoso, el miedo va a desaparecer. Tenia toda la razón, sus palabras por lo menos a mí me tranquilizaron mucho. Perdimos mucho tiempo en todas esas cuestiones que llegamos tarde a la escuela, además teníamos exámenes. ¿Cómo le íbamos a decir a la maestra que no estudiamos y que nos pusiera el examen después?, si le decíamos la verdad no nos iba a creer y otro motivo no era justificable porque no se trataba de una sola persona,¡éramos dos!. Salió la maestra del salón y pedimos hablar a solas con ella, pero aun así estaba uno que otro metiche cerca para escuchar que excusa íbamos a dar por no hacer el examen. Cuando le contamos lo que había pasado porque al final de cuentas decidí decir la verdad por muy inverosímil que esta fuera, esta se rió, y por supuesto... que nuestros compañeros también. Esto cambio cuando vieron nuestra cara de seriedad y que en realidad estábamos angustiadas con lo sucedido. Entonces la maestra nos aconsejo dejar ese tipo de juegos y nos dio oportunidad de hacer el examen al siguiente día. Los compañeros ya no se burlaron, también quisieron escuchar la historia. Por varias noches el miedo llegaba a mí, pero siempre pensaba lo que me había dicho el sacerdote: Dios es más poderoso. Así lograba dormir tranquila, hasta que después de algunos meses el miedo ya no me embargaba. Después de algún tiempo, en mi casa se empezaron a escuchar ruidos extraños; objetos se movían o caían sin ninguna explicación, escuchaba voces y de pronto sentía un frío o alguien siempre detrás de mí. Como mi padre había fallecido siempre asocie esto con él, por eso no me daba tanto miedo este tipo de situaciones en mi hogar. Pero a mi hermana si, como cuando de repente alguien se sentó en su cama o sé cayo un espejo grande sin motivo alguno en su habitación. Un año paso después de nuestra historia de pánico. Ya estaba embarazada e iba caminando por una avenida junto con mi hermana. De pronto se me acerco una mujer de la tercera edad, una persona que no había visto jamás en mi vida y me dijo: -ese niño es un mal nacido. Nos quedamos extrañadas por ese comentario y por venir de una persona que en el mundo la hacia, que me siguió nada mas para decirse eso. Rápidamente asocie la ouija con eso y en cuanto nació Mario lo bautice. La relación con Pedro tampoco andaba muy bien, nos odiábamos, nos amábamos, volvíamos, terminábamos, nos casamos, nos dejamos, volvíamos a estar juntos y algo siempre nos separaba. Podría ser la bruja la que nos separaba porque siempre extrañaba el uno al otro y aun así no podíamos estar juntos. 30 de abril de 2002. Un día demasiado cansado. Fui a dar clases a la secundaria, después a un control desde la escuela de Mario, regrese a la secundaria.. en fin, llegue muerta de cansancio que no deseaba dar un paso más. Cuando llego Pedro para llevar a Mario a comer y a los juegos para celebrar el día del niño no quise ir porque estaba cansada. Cuando ya estaban arriba del carro, se bajo y regreso como para decirme algo, pero no se animo y se fue. Llegaron como a las 11:00 de la noche, mi mamá y una tía se encontraban en la cochera de la casa platicando, él se puso a charlar un momento con ellas, yo no salí porque aun me sentía cansada, solo los escuchaba. No lo niego, deseaba salir para verlo, pero pudo mas mi agotamiento. A la mañana siguiente sonó el teléfono, mi mamá contesto y notaba su conversación extraña. Me levante de inmediato y no sé quien me dijo, que... Pedro había fallecido en un accidente automovilístico en la madrugada. Su accidente fue extraño, no había tomado, iba solo, estaba en un lugar que no tenia que ver con sus rumbos y freno. Pero aun así se estrello con un puente de concreto, perdiendo la vida instantáneamente. La ouija o esa bruja que me lo quería quitar lo hizo, no fue para mí ni para nadie más. AUTOR: Maru Buelna
{
}
{
}

Comentarios Cuento: Jugando a la ouija

Hola Maru, amiga una historia por demas interesante salida de la realidad o de la ficción no lo se, pero el mal existe y hay alguien que lo vencio hace mas de 2000 años su nombre es Jesucristo, cuando uno lo aceopta como Señor y Salvador, tenemos quien nos defienda nadie ni nada es mas poderoso que Dios, cuando se abren puertas al mal las personas necesitan ser ministradas para poder liberarlasy cerrar esas puertas en el nombre de nuiestro Señor jesucristo.  Plasmaste muy bien los sentimientos de los personajes. Felicidades Maru bien descrita la historia. besos,
tu amiga Norma 

Norma Angélica López Norma Angélica López 11/03/2009 a las 05:59

Hola, pobrec ita de ti, pero eso te pasa por andar de curiosa jugando con la ouija, yo siempre te dije que no jugaras, pero ahi vas, no tienes llenadera!!!!
porque no eres una chava diabolica normal!!!! 













Los del tec de ncg Los del tec de ncg 18/03/2009 a las 16:42

jajajaja, vdd. Eso pasa porque  cuando uno es chavo (a), siempre quiere andar descubriendo de mas. Gracias por tu comentario y por visitar mi blog.

Hola yo acabo de leer tu relato, y me dejo algo por lo q pensar pero aun asi creo q tengo q tomar el riesgo de jugar, nunca te han dicho ver para creer y aparte tengo q saber algo q me tiene mortificado desde q tengo uso de fuck razon,se q el precio es alto y quisas qde con un estupido por escribir esto,depeus de leer lo q paso,pero es la unica manera q tengo, acaso vos no arias lo q fueras por alguien a quien qres mucho, no es amor de amar a alguien si no de familia.

Blood669 Blood669 25/06/2010 a las 09:08

yo digo que este cuento s muy interesante y quie lo escribio merece muchas felicitaciones de mi parte

KARINA KARINA 27/11/2010 a las 23:57

Hola Karina, gracias por tus comentarios. Y mucho cuidado con la ouija.

zta bn chido el cuento, m nknto azta zenti un poco d miedo, nunka jugare a la ouija, o tal vez una zola ves ii zi m da mello no lo volvere a jugar.

BYE. les mando MUXOOZ BEXOZZ

ladii pop zuperztar ladii pop zuperztar 10/02/2011 a las 01:36

bueno me pàrarecio muy aterrador me dio miedo algo parecido me paso a mi pero mucho peor todavia pero despued se los contare para que  conoscan mi historia .
yo jugue ese juego y todavia tengo el tablero y muy escondido a veces siento que me lla para jugarlo y me da u miedo terrible pero no lo juego y tambien siento que no estoy  sola en mi cuarto si no que tambien hay otra persona hay con migo al lado y me da mucho terror .

hola amiga me parecio tu historia muy interesante yo me interesaba jugar con la ouija
pero mis amigos que ya la abian jugado me dijieron que no les abia pasado nada asi
que investige en interned y me desia lo contrario y cuando mas investigaba menos me animaba y ahora con tu cuento menos me animare.

Juan Carlos Juan Carlos 26/05/2011 a las 05:12

Bueno esta historia esta muy buena enrealidad yo si tengo muchas ganas de jugarlo , quisiera ver si es cierto y pues si me sale un demonio o cualquier cosa a la final no tengo nada que perder y no le temo a la muerte , asi que si muero mala suerte pero me gustaria jugarlo antes de morir xD

Michele Michele 25/02/2012 a las 20:21

es una historia muy interesante, yo estaba decidido jugar ese juego, pero no sin antes de averiguar cada detalle del juego, pero con esta historia creo que no la voy a jugar,.. saludos

Juan (el Solitario) Juan (el Solitario) 09/05/2012 a las 23:59
hola soy yo de nuevo maru que leyendas tan padres escribes muy buenas te felicito
:) :)
daniela alejndra nenita moxa daniela alejndra nenita moxa 31/10/2012 a las 22:17
yo pienso ke el chavo es tonto
daniela daniela 29/04/2013 a las 21:43
hola maru no me conoces que padre historia eee a mi me paso lo mismo pero sin tus amigos eee =) =) =) =)
Natalia Natalia 22/06/2013 a las 06:01

Deja tu comentario Cuento: Jugando a la ouija

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.