Avisar de contenido inadecuado

"La debilidad de una mujer" Autor: Maru Buelna

{
}

 El frío de este invierno hace que extrañe tus brazos, pero lo helado de tu corazón impide el que estemos de nuevo juntos… tus dudas trastocan mis mas íntimos secretos, dejando en el olvido los buenos momentos; enfocando tu acusación en la perdición de mi espíritu. No te puedo exigir el perdón, cada corazón siente y se mueve de diferente manera. Pero no creo que es de estupidos el olvidar un error cuando se ama en realidad. Quizás no creas en mis lagrimas, ni sientas la respiración agitada de mi corazón cuando se siente oprimido tratando de remediar lo que ocurrió… y que hacer si soy culpable: ¿hincarme de rodillas ante ti suplicando que no me dejes?, ¿cortarme las venas con un cuchillo?, ¿sacarme el corazón y entregártelo en tus manos echo añicos?... no, nada de eso puedo hacer porque en verdad… quisiera encontrar la respuesta de lo que me hizo actuar así. Te ame, fui feliz en algunos momentos; cuando no eras el que me humillaba, el que me atacaba con golpes y palabras, el que no hacia su maleta cada vez que se disgustaba, advirtiendo que en algún momento se iba a ir. Y corría tras de ti, suplicándote que no te fueras… ¿ya lo olvidaste?, porque pase muchos momentos duros sin ti y me di cuenta lo valiosa que era, aunque en estos momentos pienses que una mujer de la calle: vale más que yo. Porque es correcto que el hombre sea quien falle y que la mujer sumisa se haga de la vista gorda, pero cuando sucede lo contrario… el instinto machista no puede ver en que fallo, sino en que “su mujer” es una fácil por no haber sido fiel. No justifico la infidelidad, pero los seres humanos somos muchas veces: ¡tan débiles!, que caemos ante el cobijo de alguien que nos protege cuando nos sentimos tan indefensos. El matrimonio no es tan fácil como se piensa, hay que saber soportar muchas situaciones en las que nos vemos envueltos, controlar la ira, doblar las manos; para no vernos en la necesidad de firmar un papel. Y es que no es que se tenga que ser hipócritas fingiendo ser la pareja perfecta, porque… nadie es perfecto. Sino que se debe de buscar la solución ante el problema. Porque: ¿Cuál fue el problema?. Una mujer que se envuelve en una relación prohibida podría explicármelo, ya que analizándolo detenidamente es cuando me doy cuenta que en camino vienen las pruebas mas fuertes. Por varios años escuche que una mujer desvanece a los cuarenta años; pierde su atractivo, su piel se marchita y todo lo que se encontraba bien puesto cae… que pierde por completo su deseo carnal. Jamás quise llegar a esa edad, pensaba una y mil veces en el suicidio. ¿Para que vivir una etapa muerta si lo que deseaba era sentirme viva? Quería seguir haciendo vibrar, añoraba el seguir sintiéndome deseada. Pero no, esa no era la excusa porque aun no tengo los cuarenta aunque siento que falta tan poco… Tampoco creo que se trate de amor, probablemente solo sea un deseo carnal por buscar siempre lo prohibido en las relaciones. El vivir una aventura que se pierde en el matrimonio, el disfrutar del amor libre sin ataduras de las obligaciones del hogar. Solo quise gritar, gritar por el mundo que aun seguía viva; que soy más que una empleada, una madre, un ama de casa, una amiga. También puedo ser una mujer, una amante, una novia, una esposa que vibra ante las necesidades carnales. Pero en esta ocasión no fue contigo, tu estabas tan lejos… tampoco fue que aproveche la situación como quien planea alguna fechoría. Solo que se dio porque no fui tan fuerte, porque necesitaba consuelo, necesitaba un abrazo, un beso pero cuando lo tuve cerca y lo contemple de lejos me di cuenta que a quien deseaba era a ti. Tome mis cosas y marche, muy conciente que desde ese momento lucharía por lo nuestro, porque en ese momento rectifique que buscaba en otro lado lo que ya tenia y lo que busque… no era mejor que tu.

{
}
{
}

Deja tu comentario "La debilidad de una mujer" Autor: Maru Buelna

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.