Avisar de contenido inadecuado

La despedida Autor: Maru Buelna

{
}

No es sencillo escribirte éste último mensaje porque en cada una de éstas palabras va un nudo en la garganta y un mar de lágrimas que jamás verás en persona.

En algún momento hubo sentimientos que no te dije o acciones que hice de las cuáles muchas de ellas desconoces aún. 

¿Recuerdad ese primer beso robado?. Me sorprendió tu atrevimiento de hacerlo pero yo también lo deseaba, por eso me entregué a los que le siguieron porque tú también me gustabas. Sí, me gustaste desde ese primer día que te vi entrar a la tienda, es como si mi alma estuviera destinada a la tuya.

Después de cinco años de cegar mis ojos ante el amor, de prohibirme besos y caricias de otros hombres... caí en tus brazos como si fuera toda una adolescente.

No te dije cuantas veces volteaba al día sólo para verte, como mis ojos se iluminaban al encontrarse con los tuyos, cómo sonreía cuando pasabas mientras pronunciabas mi nombre. No te dije nunca que me encantaba que me tiraras besos cuando veías que te observaba o que me fascinaba que me sorprendieras son un abrazo.

Tal vez tampoco te dije que tus mensajes me ilusionaba; que algunos me dolían o que tus bloqueos me hacían pensar que te perdería para siempre.

Y en esos momentos todos me veían triste mientras caminaba cabizbaja, buscando alguna compañera de trabajo para acurrucarme buscando ese abrazo de consuelo.

Todos decían que te dejara, que yo no era para ti, que tú eras malo, que no me merecías... Yo no podía hacerme a la idea de estar sin ti.

No te comenté siquiera que cada mañana iba escuchando canciones de amor mientras pensaba en ti y en lo bonito que sentía que estuvieras en mi vida.

Me costó mucho trabajo que abrieras tu corazón ante mi, la mayoría de las veces pensaste que mis ¡te amos! eran falsos y te burlabas cuando te lo decía.

Sé que llegaran otras mujeres a tu vida; posiblemente nada cursis como yo, algunas materialistas, otras más jóvenes, otras más apasionadas.... como el amor no se mide no te puedo asegurar que nadie te amará como yo te amé pero te puedo confirmar que este sentimiento es sincero, que mientras estuve contigo me negué a otros besos y caricias porque sabía que si te era infiel te perdería para siempre.

Jamás te comenté que a mi mejor amigo le hartaba que a cada instánte le hablara de lo maravilloso que eras a pesar de que muchas veces me hiciste sufrir.

No pensaste siquiera en todas aquellas cosas que dejé a un lado por estar contigo como: las pláticas nocturnas que tenía con mis hijos mientras nos reíamos a carcajadas desvelándonos la mayoría de las noches, aquellos juegos de mesa que ya no compartimos, aquellas salidas que teníamos los tres mosqueteros. Porque sólo eras tú en mi nuevo mundo.

Dejé muchas cosas en el olvido, dejé de concentrarme en lo mio por estar enamorada pero si la vida me volviera a llevar a ti... aceptaría esa aventura que me hizo sentir de nuevo viva.

Te agradezco cada palabra, cada sonrisa, cada mirada, cada palpitar, cada detalle, cada beso, cada abrazo, cada mensaje, cada vez que hicimos el amor. Gracias por darme parte de tu vida, por ser parte de mi historia, por hacerme sentir amada, por escucharme, por aconsejarme y dejarme ser yo.

Te amo aunque éste sea el adiós.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La despedida Autor: Maru Buelna

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.