Avisar de contenido inadecuado

Diferencia entre comic e historieta

{
}

La diferencia entre los términos cómic, tebeo e historieta no es absoluta. Muchos autores utilizan estas y otras acepciones similares para referirse a ese fenómeno comunicativo en el que a través de una secuencia de imágenes y textos se narra una historia o suceso. En palabras de M. Dahrendorf, las historietas son "historias en las que predomina la acción, contadas en una secuencia de imágenes y con un repertorio específico de signos" [1] . Distintas lenguas otorgan distintos nombres al cómic: b ande dessinée en francés, fumetti en italiano, manga en japonés, historieta, cómic o el tebeo en español. Esta pluralidad de nombres indica realidades culturales y sociopolíticas diferentes, indica también, esfuerzos por designar una realidad sociolingüística que cada día adquiere mayor realce e interés académico.

Las realidades culturales y socio-políticas que contextualizar el nombre de cómic, no son, como parecieran a primera vista, muy diferentes. Es un hecho comprobado que la historia del concepto está fuertemente relacionada con la sátira y la crítica social tanto en Norteamérica como en los países de Europa.

Pero si bien el origen del cómic es común en Europa y Norteamérica, pronto empiezan a diferenciarse y a tener desarrollos paralelos y disímiles. Esta realidad nos obliga a ir más allá de las etimologías y desarrollos históricos para concentrarnos en el campo de las conceptualizaciones y las implicaciones culturales del concepto de cómic. "Desde la perspectiva de la lingüística, por ejemplo, las historietas son un sistema semiótico que constituye un orden secundario, es decir, un sistema parasitario de signos connotativos, que funciona dentro de un primer sistema denotativo: el del habla y la imagen". [2]

Esta primera aproximación nos permite entender la historieta como el producto de una cultura, es decir, el cómic no como realidad independiente o resultante exclusiva de un proceso sociocultural, sino la historieta como fruto de un desarrollo tardío del lenguaje humano.

Umberto Eco (1973), por su parte, ha intentado una definición mucho más amplia desde el punto de vista de la semiótica y que nos permite aproximarnos de manera más precisa al concepto; Según él "la historieta es un producto cultural, ordenado desde arriba y que funciona según toda la mecánica de la persuasión oculta, presuponiendo en el receptor una postura de evasión que estimula de inmediato las veleidades paternalistas de los organizadores (...), así, los cómics, en su mayoría reflejan la implícita pedagogía de un sistema y funcionan como refuerzo de los mitos y valores vigentes". [3]

Como puede apreciarse, la anterior es una perspectiva del cómic que parte de las teorías de la semiótica para adentrarse en las intenciones políticas y sociológicas de una cultura, se trata de una aproximación que nos permite establecer la relación directa entre los significantes y los valores e ideologías sociales; en su orientación, Eco nos ayuda a entender el fenómeno del cómic como una realidad semiótica no desprovista de una intencionalidad cultural.

Otros autores, Elizabeth K. Baur (1978), entre ellos, enfocan su perspectiva desde un ángulo mucho más técnico. Al definir el cómic se atienen a sus elementos constitutivos, a los elementos esenciales desde el punto de vista comunicativo. Baur apunta que se trata de una "forma narrativa cuya estructura no consta sólo de un sistema, sino de dos: lenguaje e imagen". Al mencionar estos elementos la autora nos obliga a considerar por separado, aunque interdependientes, los componentes propios del lenguaje, así como los de la imagen. En este mismo sentido y complementándolo, apunta la definición de M.V. Mancorda de Rossetti "Una historieta es una secuencia narrativa formada por viñetas o cuadros dentro de los cuales pueden integrarse textos lingüísticos o algunos signos que representan expresiones fonéticas...". [4]

El cómic es un híbrido comunicativo, un compositum mixtum, en él intervienen los elementos tradicionales de la comunicación verbal y de la comunicación visual. Unos y otros se superponen para dar lugar a una interacción comunicativa en la que el espectador debe descifrar dos códigos, para luego relacionarlos e interpretar sus mensajes. No se trata, en todo caso, de un producto más complejo desde el punto de vista de la comunicación (recordemos la economía de medios que caracteriza cualquier proceso comunicativo), se trata, como bien lo ha dicho F. Loras (1976), de un medio de masas cuyo origen y desarrollo está fuertemente vinculado a los adelantos técnicos de los canales de difusión y distribución: "el cómic es, por una parte, un medio de comunicación de masas impensable sin ese requisito de difusión masiva"

La historieta presupone un desarrollo social e histórico de la sintaxis verbal, así como de los códigos propios de la imagen. Quien lee historietas es un depositario de la larga tradición que comenzó en occidente con el nacimiento de las primeras escrituras y de los primeros sistemas iconográficos. Existe una línea directa entre los jeroglíficos egipcios, las escrituras cuneiformes del medio oriente y el cómic contemporáneo. Intentar desconocer esa tradición puede llevarnos a equívocos como los que sostienen algunos autores que creen ver en el cómic un retroceso en el desarrollo de los procesos de lectura y escritura.

El cómic se presenta en este sentido, reafirmamos, como un compositun mixtum entre la imagen y los signos, un punto de encuentro en el que los dos grandes sistemas de significación (alfabeto e imagen) en occidente convergen. Asi, la historieta se plantea como verdadera alternativa pedagógica. La comunicación primaria ha caracterizado tradicionalmente las interrelaciones en el aula: el acto de hablar y el de escuchar se han convertido casi de manera exclusiva en la única relación posible entre los maestros y los estudiantes. la historieta no constituye, en este sentido, una fórmula salvadora, unívoca y universal de los medios apropiados para transmitir información escolar: como medio ofrece unas alternativas concretas frente a algunas necesidades concretas de los procesos de enseñanza y aprendizaje, sólo en este sentido lo planteamos aquí como aspecto relevante en el ámbito de las innovaciones didácticas.

En el nuevo siglo, la Web y la multimedia han tomado fuerza y la historieta no se puede quedar atrás, la narración gráfica esta entrando en estos medios, como historias que se están contando y la novedad esta en el movimiento y el sonido.

 

{
}
{
}

Comentarios Diferencia entre comic e historieta

esta bastante interesante
esta parte que ley me podrá ayudar para mi infirmacion de la historieta
claudia cruz camacho claudia cruz camacho 20/05/2014 a las 17:51

Deja tu comentario Diferencia entre comic e historieta

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.