Avisar de contenido inadecuado

DOS MUNDOS Autor: Maru Buelna

{
}

Era el último día del mes de noviembre, la noche helaba; decidí recostarme en el sofá rojo de la sala mientras me cubría del frío con una colcha color café.

La bocina estaba encendida con el más mínimo volúmen, sonaban esas canciones de amor que quisiera alguna vez escucharas. Me dediqué a pensarte, a llorarte por tenerte o perderte, no lo sabía.

Mis ojos estaban cerrados, las lágrimas recorrían mis mejillas; todo lo demás permanecía en silencio. Estaba perdida en mi mundo tan ajeno al tuyo.

Trataba de imaginar que estarías haciendo en esos instántes: probablemente estabas recostado viendo algún programa de television o mensajeando con alguna nueva conquista.

Duré aproximadamente una hora recordando nuestra historia, como empezo y como casi termina.

Tu forma de ser o tu forma de amar me confunde; algunas veces me siento querida pero otras tantas siento que te da igual el que sea tu pareja.

Cuando te pregunto me juras que me amas, que no desconfíe, que no hay nadie más. Cuando ves que casi me pierdes tratas de recuperarme y cuando me tienes segura de nuevo... no me prestas atención.

Tus conversaciones cada vez son más cortantes pero te desconectas hasta tarde hablando no se con  quien.

La mañana llega sin la desquiciante alarma del reloj, me siento tranquila encerrada en mi casa en donde nadie puede entrar para hacerme daño, donde nadie se mete conmigo, donde puedo ser yo.

Hoy coloqué una mesa enseguida de mi cama, esa cama que tú conoces bastante bien, esa cama en donde dormimos en algunas ocasiones abrazados y que fue testigo de nuestro amor. En ella coloqué una lámpara y mi cuaderno de notas en donde escribo mis pensamientos. He pensado retomar lo que había dejado pendiente que es: escribir.

¿Qué final tendría nuestra historia?. He luchado tanto por ésta relación... no se si me enfrento diariamente contra lo imposible. No quiero ser tu pasatiempo, deseo ser parte importante de tu historia y que si me voy quede como un buen recuerdo para ti. Aunque en otras ocasiones no se si jugármela por ti o dejarte partir.

Imaginarme mi mundo contigo no es sencillo e imaginarte en el mio tampoco lo es. 

Nos conocemos tan poco y a la vez lo suficiente como para saber si queremos estar juntos pero me aferro a ti sabiendo que eres tan distinto a mi.

No sé cuales son tus pasatiempos, tus sueños, tus metas, tus pasiones. No tengo idea que sería para ti una tarde ideal con tu pareja. que amas. que te divierte, que te entristece, a quienes quieres o a quienes odias.

Y es que me has escondido tu vida que no se de donde vienes ni hacia donde vas. En cambio yo he sido un libro abierto, sin  mentiras, siendo fiel, siendo honesta. He buscado la forma en que estemos bien a pesar de varias situaciones en que te he sentido distante.

Somos dos polos opuestos, dos mundos distintos: yo espiritual, tu material. Yo me esmero enviándote mensajes de amor cada mañana y tú no respondes ni siquiera con un: gracias. 

Mucho dicen que no me amas, que no quiero abrir los ojos ante esa realidad, que me engañas casi frente a mi presencia y sigo creyendo en ti.

Si mi edad no fuera la causa de mi mayor temor por perderte seguiría luchando. Si mi situación civil fuera distinta tal vez me arriesgaría a fugarme contigo.

Hay quienes aseguran que esto no se trata de amor, que sólo es un enamoramiento o sexo. Pero jamás te busqué como una víctima para intimidar buscando uno y otro encuentro. No te utilizo ni te engaño, mucho menos me siento segura que serás mío para siempre. 

No soy esa mujer fatal que busca absorver tu juventud, ni aquella que le da la misma una ruptura de "amor". 

Es verdad que disfruto tus besos, tus caricias, tu piel. Que me enloqueces cada vez que hacemos el amor o que me siento tan indefensa cuando me abrazas mientras duermes. Pero todo eso no lleva a que sólo seas mi pasatiempo.

Desconozco tu infancia, tu historia tanto como tú desconoces la mía. Me conociste no siendo nadie, una mujer sin luz, una mujer que trabajaba para sacar adelante a sus hijos, una mujer diferente a lo que soy. No sé si sea lo mejor o peor de mi lo que llegaste a ver y yo lo malo que vi en tí traté de borrarlo para hacerte mejor. 

Te amo y no sé si quiero realmente acabar con esta historia porque desconozco también si tú quieres seguirla. Te amo que me duele mucho tu indiferencia.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario DOS MUNDOS Autor: Maru Buelna

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.