Avisar de contenido inadecuado

Literatura: El Ateneo de la Juventud

{
}

 

 

EL ATENEO DE LA JUVENTUD

 

En México los movimientos poéticos comienzan después de 1910, ya que en la primera década todavía resonaban en el ambiente las voces de los modernistas.

La generación del Ateneo de la juventud, que tanta importancia tuvo en la formación de los mexicanos, no contó propiamente con un poeta. . Alfonso Reyes comentaba de ella: "Era aquella una generación de ensayistas, filósofos y humanistas autodidactas que buscaron sobre toda la madurez intelectual de la patria". En esta época el mejor poeta fue Ramón López Velarde, quien oculto en su Jerez, Zac; dedicada su inspiración a cantar al solar nativo y a la patria.

Durante mucho tiempo su poesía no fue comprendida en su justo valor. Se le considero un poeta sencillo, y por esa su simplicidad no fue atendido. Se le dio poca importancia por haber escrito recuerdos de su ciudad natal, añorando su Jerez, con sus calles empedradas con olor a tepalcate, y sus mujeres:

" Vasos de devoción, arcas piadosas

en que el amor jamás se contamina

jarras cuyas paredes olorosas

dan al agua frescura campesina."

 

 

López Velarde revela en sus obras un complejo caos interno. Frank Duster explica que su poesía muestra un complicado juego de dualidades. Entre ellas alternan: "El sentimiento religioso y el pecado de la carne; el amor y el deseo; la provincia y la ciudad". Lo cierto es que su poesía es atormentada. Se le ha querido comparar con Baudelaire y se le tacho hasta de satánico, pero nada de eso es cierto. Fue un hombre profundamente religioso, que sintió vivamente la lucha que se entablo en su alma, entre carne y espíritu.

Su obra poética se contiene en tres libros: La Sangre Devota, Zozobra y El Son del Corazón. Pero de toda su poesía la mas famosa es "La Suave Patria", un amplio poema en el que exalto a la provincia y a México. Por esto cada vez que la patria se viste de fiesta y de colores, López Velarde es recordado como uno de los mas altos exponentes del parnaso mexicano, y se estuchan las estrofas de su poema que dicen:

 

"Suave patria permite que te envuelva

en la mas honda música de selva

con que me modelaste por entero

al golpe cadencioso de las hachas,

entre risas y gritos de muchachas

y pájaros de oficio carpintero".

 

López Velarde escribió el poema: "Mi prima Águeda" que presenta características interesantes. Léalo y luego conteste el ejercicio:

 

 

 

 

MI PRIMA AGUEDA

 

Mi madrina invitaba a mi prima Águeda

A que pasara el día con nosotros,

Y mi prima llegaba

Con un contradictorio

Prestigio de almidón y de temible

Luto ceremonioso.

Águeda aparecía, resonante

De almidón, y sus ojos

Verdes y sus mejillas rubicundad

Me protegían contra el pavoroso

Luto...

Yo era rapaz

Y conocía la o por lo redondo,

Y Águeda que tejía

Mansa y perseverante, en el sonoro

Corredor, me causaba

Calofríos, ignotos...

¡Creo que hasta le debo la costumbre

heroicamente insana de hablar solo).

A la hora de comer, en la penumbra

Quieta del refectorio,

Me iba embelesando un quebradizo

Sonar intermitente de vajilla,

Y el timbre caricioso

De la voz de mi prima.

Águeda era

(luto, pupilas verdes y mejillas

rubicundas) un cesto policromo

de manzanas y uvas

en el ébano de un armario añoso.

 

 

ACTIVIDADES

 

  1. ¿De que aspectos de la vida en la provincia habla este poema?
  2. ¿Cuáles datos físicos se conocen de Águeda en el poema?
  3. ¿Qué quieren decir sus versos?
  4. Escribe las metáforas y analiza su significado.

 

 

 

 

 

 

 

 

SUS ORIGENES

 

Sus orígenes los encontramos con la creación de la Academia de Letran en 1836. A partir de entonces, las influencias intelectuales literarias clásicas, grecolatinas e hispanas que dominaban fueron criticadas y confrontadas con las corrientes modernas (Goethe, Séller, Ossian, Milton, Byron, entre otros) y con los contemporáneos, en función de los problemas nacionales. De la Academia salieron nuevas tendencias nacionalistas.

La nueva generación buscaba la forma de llegar a las clases populares; así "en las novelas, poemas y pinturas fueron apareciendo paisajes, personajes, costumbres y mentalidades autóctonos. La intelectualidad descubría su país, su historia y su gente. Se intercomunicaban de modo indirecto el mundo de las elites y el pueblo trabajador. La huella de este se estampaba con imágenes costumbristas, cuentos, poemas de origen popular". La gente se sentía identificada con las obras intelectuales, sabia que no estaba sola y que contaba con alguien que conocía sus necesidades y las revelaba a través de ellas.

Se pretendía la unificación cultural y social, así como contar con una identidad histórica de la nación, consolidad una unidad en torno a una sola lengua, se fomentaba la conciencia de soberanía, inviolabilidad del territorio y un proyecto político liberal burgués. Ya que la burguesía es la única clase históricamente capaz de dotar de un proyecto de autonomía nacional al pueblo en lucha.

 

Se preocuparon por revalorar las manifestaciones de la cultura mexicana de todos los tiempos, incluyendo la prehispánica y por extender los beneficios de la educación al mayor numero posible de personas, como lo manifiesta Margarita Carbo al citar "Justo Sierra y Baranda fomentaron la publicación de libros y revistas especializadas en la materia y realizaron esfuerzos importantes movidos por la idea de convertir a México en un país de ciudadanos conscientes, cultos y llenos de virtudes cívicas". Los ideales de los intelectuales no se llevaron  a cabo en su totalidad, pero sirvieron de pauta para otras generaciones posteriores. Lo que es lamentable es que no sean vigentes en la actualidad en lo que respecta a que seamos cultos y llenos de virtudes cívicas.

Las influencias que recibieron los intelectuales de México, provenían de Europa y de América Latina. La mayor influencia y que dio forma al grupo de intelectuales nombrándolo "El Ateneo de la Juventud" es el dominicano Pedro Henríquez Ureña.

 

 

PEDRO ENRIQUEZ UREÑA Y EL ATENEO DE LA JUVENTUD

 

Es maestro de la Escuela de Altos Estudios y oficial mayor de la Secretaria de la Universidad Nacional, abogado y escritor. Cuenta con una maestría en Artes y un Doctorado en Filosofía. Hombre incansable, de gran visión, brindo grandes aportes a la cultura de México. Incursiono en variados temas y su obra escrita es extensa.

Vive en México durante dos periodos: en el primero, de 1906-1914. Es periodista, redactor del Imparcial y de El Diario, se relaciona con el grupo modernista y colabora en la Revista Moderna de México. Al mismo tiempo se identifica con los jóvenes que publicaban la revista Savia Moderna que empezaba a abrirse paso en la sociedad mexicana.

En el segundo, de 1921-1924, "Vasconcelos lo designa catedrático en la Preparatoria y en la Escuela de Altos Estudios y director de la Escuela de Verano y de su departamento de Intercambio Universitario".

En 1923 se casa, adquiere el cargo de Director de Educación del Estado de Puebla. Por razones políticas le es imposible permanecer en México, así que viaja a Argentina donde reanuda su labor pedagógica y su trabajo intelectual, de 1924 hasta su muerte el 11 de mayo de 1946.

Con la relación que sostiene con el grupo modernista y con el de los jóvenes de la revista Savia Moderna. Pedro descubre su vocación de maestro y promotor de la cultura. Con el apoyo de Antonio Caso, constituyen un núcleo que trabaja activamente en su formación intelectual. En 1906 se inician las reuniones el grupo de intelectuales para leer a los clásicos. Pedro Henríquez Ureña "Los incita a estudios y lecturas mas amplios y exigentes, corrige sus trabajos, abre sus horizontes y les infunde una norma de rigor, precisión y claridad en sus trabajos en equipo..."

En 1907 constituyen la Sociedad de Conferencias, la cual en su primer ciclo ofrece seis y en el segundo, en 1908, cuatro conferencias. Este año es de gran importancia, así lo apunta Pedro Henríquez "El año fue decisivo, durante el se acabo de desaparecer todo resto de positivismo en el grupo central de la juventud... También se dieron cambios en la orientación filosófica y la aparición de las grandes aspiraciones humanistas del mismo grupo.

Para darle mas fuerza y formalidad al trabajo que vienen realizando, en octubre de 1909 se constituye el grupo denominado "El Ateneo de la juventud", con 32 socios numerarios y 8 correspondientes. Antonio Caso es el presidente y Pedro Henríquez Ureña el secretario. Esta asociación se distinguió por su oposición al positivismo, que daba justificación filosófica al porfiriato, así lo manifestó Pedro Henríquez Ureña cuando señala "sentimos la opresión intelectual, junto con la opresión política y económica del país. Veíamos que la filosofía oficial era demasiado sistemática, demasiado definitiva para no equivocarse". Eran discípulos de los viejos maestros positivistas, pero se apartaron de la doctrina y la criticaron"... el idealismo y racionalismo de Antonio Caso, y el antiintelectualismo y voluntarismo de José Vasconcelos constituyeron los arietes que se usaron para el ataque".

Para poder incidir en la cultura del país y difundirla en los barrios y centros de trabajo, los ateneístas fundan la Universidad Popular Mexicana el 13 de diciembre de 1912. Con esto logran prolongar sus actividades una década más. En 1913 fundan la Escuela de Altos Estudios. El trabajo de los ateneístas se puede resumir en los siguientes puntos:

 

* Es una generación con propósitos claros, convencidos de su encomienda, rebelde e inconforme ante la cultura porfiriana.

 

* Destruyen las bases sociales y educativas del positivismo y propician el retorno al humanismo y a los clásicos.

 

* Recuperan, descubren y hacen circular a autores como Platón, Schopenhauer, Kant, Brotroux, Bergson, Poincare, William James, Wundt, Nietzsche, Schiller, Lessing, Winckelmann, Taine, Ruskin, Oscar Wilde, Croce y Hegel.

 

 

  • Representan la aparición del rigor en un país de improvisados. Son los primeros que le imprimen seriedad a lo que hacen.

 

  • Es el primer centro libre de cultura bien organizado para dar forma social a una nueva era del pensamiento.

 

  • Impugnan frontalmente el criterio moral del porfirismo; son una revolución moral.

 

  • Renuevan el sentido cultural y científico de México.

 

  • Son precursores directos de la Revolución, critican al porfirismo por considerarlo carente de valores humanistas, rigidez excesiva en lo educativo, desatendido de la miseria. A su vez le imprimen nuevos valores: rebeldía creadora, sentimientos de responsabilidad ante las injusticias y afán de búsqueda de alternativas ante los obstáculos.

 

 

Pedro Henríquez Ureña es un ejemplo de tenacidad, de lucha, como cita el dicho popular "querer es poder", si se quiere, se puede; no se necesita mucho dinero para acceder a la cultura. Ya que existen diversos centros que ofrecen eventos culturales gratuitos y a bajo costo, como son las bibliotecas publicas o los museos por citar algunos. Lo que falta es el compromiso de imprimirle seriedad  a lo que hacemos y, eso es lo que más trabajo cuesta, como estudiantes de Maestría, debemos considerar a este autor un guía. Es un hombre incansable, comprometido con su trabajo, exigente consigo mismo y con los demás. Se podría decir que es perfeccionista.

El trabajo de los ateneístas en las diversas conferencias que expusieron fue arduo, sin embargo no fue tan numerosa la concurrencia a la que podían llegar. Los unía la inconformidad hacia el régimen exigente, aunque no manifestaron puntos de vista uniformes frente a la política debido a las diferencias particulares entre las formas de pensamiento, aspiraciones e ideales de cada uno de sus miembros. Por ejemplo Antonio Caso era reeleccionista, Alfonso Reyes siguió la causa de Bernardo Reyes, José Vasconcelos es abiertamente antireeleccionista además de católico que se opone al liberalismo de Martín Luis Guzmán. Es innegable el gran trabajo intelectual y cultural de este grupo, que casi se vuelve una leyenda. Sin embargo, sus integrantes, seres mortales, muestran fallas, no cuentan con fin común entres sus miembros, les falta tomar acuerdos sobre el destino del país, se hacen patentes las contradicciones que se dan entre generaciones, esto los orilla de desintegrarse y cada uno de los integrantes sigue su propio camino.

 

Ciertamente que se oponen al positivismo y a la política del Porfiriato, pero no significan una ruptura total frente al positivismo. Así lo muestran al realizar un homenaje a Gabino Barreda en 1908. Quieren un cambio, si pero sin violencia, en el fondo siguen siendo conservadores, quieren libertad, orden y progreso. Los aportes culturales del Ateneo de la Juventud son mas individuales que colectivas, destacan Alfonso Reyes, Julio Torri, Pedro Henríquez Ureña, Antonio Caso, José Vasconcelos, entre otros. Con lo que respecta a su obra colectiva, son una renovación voluntariosa y temporal que no prosigue, se disuelve rápidamente, los ateneístas se dispersan, se aíslan y salen del país. Lo más significativo de su trabajo se refleja en su proyecto educativo que se prolonga en las acciones de Vasconcelos como Secretario de Educación. El mayor de sus logros es que tuvieron el valor de poner en practica sus ideas, de escribirlas y más que nada darle y tomarle seriedad a su trabajo.

 

El grupo de los ateneístas se constituyo antes de que estallara el movimiento revolucionario, sin embargo sus ideas no tuvieron mayor influencia. Es en la etapa de reconstrucción, cuando germinan, florecen y se consolidan sus ideas filosóficas y pueden determinar los caminos educativos. Tienen influencia nacional y ven reflejados con satisfacción sus anhelos en generaciones posteriores como la llamada de 1915 y la de 1929.

 

 

EL PERIODO DE TRANSICIÓN

 

Después del caos, surge la imperiosa exigencia de una conciencia de integración nacional. El grupo del Ateneo sirvió de ruptura y a la vez de unión entre una etapa y otra. De ruptura porque se opone al positivismo y a la cultura europea que predominaba en el Porfiriato. Y de unión para la fase de reconstrucción con las generaciones posteriores que buscan una cultura netamente nacionalista.

 

La generación del 15, es un grupo que sigue los pasos del Ateneo de la Juventud, esta integrado por jóvenes de 20 años o menos de edad. En lo individual y en conjunto, es vasta la actividad que este grupo desempeñara en los años sucesivos. En este grupo son notorias sus diferencias, esta conformado por un antropólogo y codificador, un critico de arte, teóricos de jurisprudencia, a un historiador y a tres políticos. Su mayor productividad la tuvieron en las cuestiones administrativas del país. La generación de 1915 ha de actuar plenamente a partir de 1921 cuando se acepta a Vasconcelos como figura guiadora, ya que su labor es más pedagógica que critica.

{
}
{
}

Comentarios Literatura: El Ateneo de la Juventud

¡WOOOOW!
¡Muchísimas gracias! Lo necesitaba para mi tarea de literatura. Muy bien redactado :)
Steff Steff 26/03/2011 a las 19:26
de verdad muchas gracias me ayudo mucho para mi tarea de literatura . y para conocer mas sobre la cultura de mexico sigan asi.. besos.. :D
margarita margarita 01/04/2011 a las 05:05
es muy bien sigan asi
ramses ramses 16/10/2012 a las 17:49

Deja tu comentario Literatura: El Ateneo de la Juventud

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.