Avisar de contenido inadecuado

La mujer de la mecedora: Maru Buelna (leyenda urbana)

{
}

La casa de mi abuela era muy antigua, fueron de las primeras casas que se construyeron en el municipio de Cajeme, estaba ubicada por la Zacatecas y Yaqui. Ella vivìa sola desde que muriò mi abuelo y se casaron todos sus hijos. De vez en cuando sus nietos ibamos a dormir,  pero no nos agradaba mucho; la casa nos daba un poco de miedo.

Siempre estaba muy frìa, era silenciosa, oscura... habìa una sala con comedor en donde no podìamos entrar. De vez en cuando nos asomabamos porque nos llamaba la curiosidad, habìa una chimenea y enseguida una mecedora que me llamaba mucho la atenciòn. Nadie se sentaba en ella, ni siquiera mi abuela o mis tìas quienes se reunìan ahì cuando habìa alguna reuniòn especial.

En cierta ocasiòn mi abuela saliò de viaje, pero como tenìa trabajadores en la casa no les avisaron para evitar que faltaran o robaran algo. Por eso mi mamà todos los dìas iba a supervisar, entraba a la casa y se quedaba un tiempo adentro para que ellos pensaran que habìa gente.

Un dìa cuando llego, le dijo uno de los albañiles: hace rato vì a su mamà que estaba sentada en la mecedora que tiene en la sala y luego saliò a la cochera, se estuvo un rato parada ahì, traìa una bata blanca pero no nos dijo nada.

Mi mamà disimulò ante ellos su asombro, pero de inmediato fue a ver quien estaba adentro de la casa porque no habìa nadie. Cuando entrò a la sala viò como la mecedora se movìa lentamente. Saliò de la casa sin comentarles nada a los trabajadores, pero llegò asustada.

Nos dijo que no se lo dijeramos a nadie para que no llegara a oidos de mi abuela y no se inquietara, o que por esa situaciòn ya ninguno de mis primos quisiera hacerle compañìa en las noches.

Eso sì:  jamàs volvì  a quedarme a dormir ahì.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La mujer de la mecedora: Maru Buelna (leyenda urbana)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.