Avisar de contenido inadecuado

OBRA DE TEATRO: HECHICERÍA Autor: Maru Buelna

{
}


PERSONAJES Y SU VESTIMENTA:
1. QUIQUE: Es un niño, viste con pants.
2. MAMÁ: Viste con pantalón de mezclilla, playera, tennis y lleva una bolsa con cosméticos y un espejo.
3. ANCIANA: Tiene el cabello con chongo, viste con un vestido y un delantal.
4. CAPERUCITA: Lleva una caperuza roja, medias blancas y zapatos negros.
5. LOBO: Pantalón y camisa gris. Se pinta la cara y se pone las orejas.
6. ABUELITA: Tiene el cabello recogido, viste con una falda y una blusa de señora y lleva una capa tejida.
7. PULGARCITO: Viste con un short, una playera verde y unos tennis.
8. NIÑA: Tiene puesto un short, una playera de color , tennis y lleva el cabello recogido con una cola.
9. NIÑO: Viste con short, playera de color, tennis y una gorra.
10. PAPÁ DE PULGARCITO: Tiene un pantalón de mezclilla, una camisa a cuadros y un sombrero de paja.
11. OSO: Viste todo de color café, solamente se pinta la cara y se pone orejas.
12. BRUJA: Usa una túnica negra y un gorro, tiene una verruga.
13. DOÑA JUANA: Tiene falda, blusa, delantal, chanclas, tubos.
ESCENOGRAFÍA:

1. CAMA
2. BOSQUE
3. MESA-DESAYUNADOR
UTILERÍA:
Libro de cuentos 2 tazas bolsa
Dulces pizza o caja pizza cosméticos
Canasta con comida Refresco espejo pequeño
Panes Alitas varita
Escoba 3 platos dif. Tamaño rodillo
La escena se desarrolla en una recámara. En el escenario hay una cama.
CUADRO I ENLA HABITACIÓN
Aparece un niño, toma un libro y se recuesta en la cama.
QUIQUE: (Grita). Mamá, ¿me lees un cuento?.
La mamá no aparece en cuadro, solamente se escucha su voz.
MAMÁ: (angustiada) Hijo, aquí adentro del libro, no lo cierres.
QUIQUE. (Observa asustado el libro ya abierto y grita mientras lo avienta) ¡Ahhhh!
MAMÁ: (Se escucha la madre como grita). Quique, nooooo….
QUIQUE: (Corre a levantar el libro). Madre, ¿te has hecho daño?
MAMÁ: No, como crees. Claro que me he hecho daño, ¿no ves como me lanzaste? ¡cual pelota de beisbol!.
QUIQUE (Viendo el libro). Perdón mami, pero me asusta que estés dentro de ese cuento.
MAMÁ: A mí también me asusta; hay brujas, duendes, ogros, fantasmas y ¡suegras maléficas!. Mira, tengo una idea. Ve hojeando el libro para que me vayas cuidando y yo trataré de salir de aquí. Iré hacia esa casita de chocolate.
QUIQUE: Mamá, recuerda que no puedes comer nada de ahí, tratarán de engordarte para comerte. ¡Cuidado!. Demasiado tarde, no pudo resistirse a saborear esos deliciosos chocolates que estaban en la puerta. (Sale de cuadro).
MÚSICA MIMOSO RATÓN
CUADRO II EN EL BOSQUE
Aparece una anciana abriendo la puerta.
ANCIANA: ¿Qué se le ofrece?.
MAMÁ: Mire señora, veo que tiene muchos dulces en su casa, eso me dice que usted se dedica a la fabricación de estos.
ANCIANA: Exacto.
MAMÁ: Entonces me pregunto, ¿Cuenta con algún permiso para venderlos?. Soy de Hacienda y veo que tiene un negocio el cual no ha dado de alta, eso puede ser muy grave. Pero, podemos llegar a algún tipo de arreglo para evitar la multa. ¿Qué le parece si me deja llevarme algunos de estos dulces?. Prometo no decir nada.
Se escucha la voz del niño a lo lejos.
QUIQUE: Mamá, ¿para qué quieres los dulces?. Bueno, no importa, no olvides traerme bombones, gomitas y de esos dulces que están en la ventana. (Comentó entusiasmado Quique mientras se saboreaba los dulces).
ANCIANA. ¿Escuchó?, se oyó como la voz de un niño.
MAMÁ: No, no escuché. A de ser su conciencia por tener dulces sin declararlos en Hacienda. Me retiro, que pase un buen día. (La mamá siguió su camino cuando se topa de pronto con caperucita roja)
MAMÁ: ¡Muero de hambre!. Pero… ¿quién viene ahí?. ¡Oh!, es caperucita roja. De seguro trae en su canasta los alimentos que le lleva a su abuelita. Hola niña, veo que traes comida (inspecciona la canasta) y sé que es para tu abuelita.
CAPERUCITA: Así es Señora, pero aún falta mucho para llegar a su casa.
MAMÁ: No sé como dejan que una niña ande sola por el bosque con todos los peligros que hay. Además un lobo te va a estar esperando en la casa de tu abuelita fingiendo ser ella y tratará de comerte. ¡No es de Dios!. Mira pequeña, te acompañaré yo me sé muy bien el cuento del cual eres la protagonista. No te cobraré pero puedes compartirme un poco de tu comida y yo te compartiré de estos dulces que traigo.
CAPERUCITA: ¿Dulces?, por supuesto. (Intercambia los dulces, comen en el camino y siguen caminando hasta llegar a casa de la abuela). Aquí es.
MAMÁ: (Toma una escoba que se encontraba a la entrada de la casa y toca la puerta SONIDO DE PUERTA, abre el lobo). ¿Pensaste que nos ibas a engañar?, lobo malo. (la mamá golpeaba al lobo con la escoba). Uchale para su casa.
LOBO: Au, au, au (mientras se sobaba los golpes).
MAMÁ: Caperucita, abre el armario, ahí está tu abuelita.
CAPERUCITA: ¡Abuelita!. (la abuelita sale a cuadro)
ABUELITA: Gracias a Dios que llegaste mijita y que el lobo no pudo hacerte nada. ¿Quién es esta señora?.
CAPERUCITA: No lo sé, dijo que me cuidaría para que no me pasara nada.
ABUELITA: Gracias señora, pero siéntense a comer algo. Les prepararé un chocolatito caliente.
MAMÁ. Con gusto.
Caperucita y la mamá se sientan a la mesa mientras la abuelita trae las tazas con el chocolate. Al terminar…
MAMÁ: Gracias por el chocolate, estuvo delicioso. Me retiro, aun me falta mucho camino que recorrer, no deje salir a su nieta, ya es tarde para que ande sola en el bosque.
ABUELITA: No se preocupe, esta noche caperucita se quedará conmigo.
CAPERUCITA: ¿Y si viene el lobo?
ABUELITA: (Abraza a su nieta, su mirada y su voz son siniestra). Te quedarás conmigo…
La mamá se retira y sigue su camino, de pronto escucha la voz de su hijo. (Este no aparece a cuadro)
QUIQUE: Mamá, ¿te encuentras bien?.
MAMÁ: Si hijo, estoy bien. (dice mientras voltea hacia todos lados).
SONIDO DE PASOS ENTRE HOJAS SECAS
CUADRO III ENCUENTRO CON PULGARCITO
Aparecen dos niños y una niña, van en fila, al final viene el más pequeño tirando migas de pan.
PULGARCITO: No se preocupen hermanos, con este pan que he estado dejando, sabremos como regresar a casa.
Aparece la mamá comiéndose el pan que estaba tirado.
NIÑA: Creo que ya no podemos contar con ese pan.
NIÑO: ¿Porqué lo dices?.
La niña señala hacia donde está la mamá.
PULGARCITO: ¡Señora!, ¿porqué se comió el pan?. Ahora no sabremos como regresar a casa.
MAMÁ: ¿Y se puede saber que hacen tres niños solos en el bosque?.
Los niños avergonzados responden
NIÑO: Mi papá nos abandonó en el bosque porque no tenía dinero.
MAMÁ: ¡Es el colmo!, ¿cómo va a abandonar a sus hijos porque no tiene dinero?. Vamos a su casa, ya me escucharán sus padres.
Caminan rumbo a la casa de los niños, cuando llegan tocan a la puerta. SONIDO DE PUERTA.
Cuando llegaron, los padres salieron con cara de tristeza. La mamá empezó a aplaudir:
MAMÁ: Bravo, son perfectos actores. Puedo estar segura que se la estaban pasando de maravilla sin… sus hijos que les estorbaban. Entremos niños.
PAPÁ: No, los niños no pueden pasar si no traen el dinero que le robaron al ogro.
MAMÁ: ¿Robar?, ¿les enseña a sus hijos a robar?. (La madre empujo al hombre y entra junto con los niños a la casa.) Miren, como sufrían sus padres. ¿Qué vemos aquí?. Pizza, refresco, ¿alitas?. ¡Vaya!, lo bueno es que se mueren de hambre…
PULGARCITO: ¡cómo pudieron comer pizza sin nosotros!.
PAPÁ: Con ustedes no podemos comprar pizza, son muy glotones y no nos dejan nada.
MAMÁ: Mejor me voy antes de que me convierta en Hulk. (Sale molesta)
La madre camina desesperada y le grita a su hijo quien no sale a cuadro.
MAMÁ: Quique, ¿ves alguna forma de salir de aquí?.
QUIQUE: No mamá, pero ya va a ser de noche. Ahí hay una casita, refúgiate en ella.
MAMÁ: Esta bien.
SONIDO AMBIENTAL
CUADRO IV EN LA CASA DE LOS OSITOS
La madre aparece en una casa en donde hay tres platos encima de la mesa; uno grande, otro mediano y otro pequeño, iba a tocar uno cuando aparece un oso.
OSO: ¡Oh no!, no lo volverás a hacer. (decía el oso mientras golpeaba las manos de la mamá sin voltearla a ver).
MAMÁ: Disculpe, solamente estoy buscando un lugar para poder pasar la noche.
OSO: (Voltea a ver a la madre y grita asustado). ¡Ahhhh!, que rápido creciste.
MAMÁ: No, no se asuste. No soy ricitos de oro. La verdad estoy muy cansada.
OSO: (Coqueteándole a la mamá). Mi esposa no está en casa…
QUIQUE: Ehhhhh eitales, que estoy viendo a mi mamá. (Sin salir a cuadro).
OSO: (Asustado) ¿Quién, quien dijo eso?.
MAMÁ: (Para asustarlo). ¿Qué cosa?, no escuche nada.
OSO: Mejor váyase de aquí, no vaya a llegar mi esposa… (empuja a la madre hacia la puerta).
MAMÁ : (Sale de la casa). Quique, ¿ves alguna forma de salir de aquí?.
QUIQUE: Mamá, una pista, una pista. Ahí está una flecha que dirige a la casa de la bruja. Síguela.
MAMÁ: ¿Mi suegra?. No, prefiero quedarme aquí.
QUIQUE: Mamá, no me refiero a la abuela. Ve con la bruja del bosque.
MAMÁ: Ok, ok, la seguiré.
Y así mientras seguía la flecha, la madre seguía comiendo de sus chocolates. Por eso Quique gritó:
QUIQUE: No te los vayas a acabar.
La mamá llegó a la casa de la bruja y tocó a la puerta.
BRUJA: (Risa maléfica). ¿Quién osa con tocar a la puerta?. (Abre la puerta).
MAMÁ: Disculpe por molestarla a estas horas pero verá, necesito que me ayude.
BRUJA: Mmmm (decía mientras observaba a la mamá). ¿Sabe quien soy verdad?.
MAMÁ: (asustada) sí. (reacción de buena idea) por eso estoy aquí. Quiero hacer un intercambio con usted. Yo la convierto en bella y usted… usted me saca de este libro.
BRUJA: ¿Bella?. He hecho miles de hechizos y no he conseguido ponerme… ¡bella!.
MAMÁ: (Saca una bolsa de cosméticos). ¡Ah!, es que no conoce estos productos. Ya verá como la voy a dejar, que Ninel Conde ni que nada, estará mejor que el bombón asesino.
(La bruja abre la puerta para que pase la mamá, esta la dirige hacia el asiento y acomoda las pinturas encima de la mesa mientras le da un pequeño espejo para que se observe).
BRUJA: No soy de hacer tratos pero haré la excepción. Si quedo como Ninel Conde o como Thalía la regresaré de vuelta a su hogar.
MAMÁ: (Angustiada). Si, ya verá. (Empieza a pintarla mientras le saca plática). Mire, esa verruga que tiene aquí está muy de moda. Con ella parece… (entusiasta) ¡Paquita la del Barrio!.
BRUJA: ¿Paquita? Y… ¿es bonita?.
MAMÁ: ¡Por supuesto!. No puedo creer que no sepa quién es Paquita la del Barrio.
BRUJA: Esta bien, déjeme como esa Paquita.
La mamá siguió pintando a la bruja cuando al fin dijo:
MAMÁ: ¡Listo!, ya está.
BRUJA: (Enojada) ¿Pero qué es esto?. No parezco esa tal Paquita… (sonríe). Más bien parezco Maribel Guardia. Seré… eternamente bella bella.
CANCIÓN ETERNAMENTE BELLA.
MAMÁ. Bueno, un trato es un trato. Ahora le toca concederme mi deseo…
BRUJA: Esta bien. (toma una varita). Por los poderes de todos los animales fantásticos del bosque, por todos los oídos sucios de los ogros viejos, por el mal aliento de cenicienta al levantase, por las lagañas de Blanca Nieves y los ojos de pescado de Rapunzel… imploro a los cuatro vientos que regresen a esta señora de vuelta a su hogar.
RUIDO DE EXPLOSIÓN
CUADRO V DE REGRESO A CASA
Aparece a cuadro Quique.
QUIQUE: (Camina de un lado a otro angustiado. Cuando ve a su madre la abraza). ¡Mamá!.
MAMÁ: Hijo, ya estoy de regreso en casa.
QUIQUE: ¡Al fin!, ¿todavía traes bombones y gomitas?.
MAMÁ: No se qué te pone más contento, si el verme de nuevo o el que te entregue tus dulces. Y con respecto a este libro: ya no lo volveremos a ver. (lo avienta).
SONIDO MAULLIDO Y OBJETOS QUE CAEN.
MAMÁ: (Mueve las manos en señal de problemas y grita). ¡Doña Juana! Creo que su gato ya se tragó unos vidrios.
Aparece una señora con delantal, en tubos, con chanclas y con un rodillo en las manos… entra la canción de Doña Juana mientras aparecen los personajes bailando.
ENTRA CANCIÓN DE DOÑA JUANA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario OBRA DE TEATRO: HECHICERÍA Autor: Maru Buelna

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.