Avisar de contenido inadecuado

EL OSITO DE PELUCHE

{
}

EL OSITO DE PELUCHE

AUTOR: MARU BUELNA

Peter estaba un poco desgastado por el tiempo. ¿Cuántos años tenía?, ni yo mismo lo sé. Sólo sé que perteneció a mi madre y ella por alguna extraña razón no se había deshecho de el.

No era muy guapo que digamos; estaba un poco regordete. Llevaba en su cuello un moño a cuadros y traía un gorro de la misma tela. Su color café estaba desteñido y sus ojos pequeños daban un poco de ternura.

Esta tarde me dio curiosidad por contemplarlo, estaba en el mismo lugar: sobre mi cama rodeado de otros peluches. Peter me daba cierta inquietud, como si tratará de decirme algo en aquellos diminutos ojos. Me quedé quieto esperando encontrar una respuesta ante aquello que me hacía sentir, pero no encontré nada.

Salí de mi habitación y me dirigí a la nevera, tenía un poco de hambre. Volví a mi recámara mientras me comía una manzana, tomé una historieta y me puse a hojearla. De pronto sentí como si el oso de peluche se hubiera movido, traté de calmarme, todo podía deberse a un producto de mi imaginación…

Peter movió sus ojos lentamente, lo vi, nadie me lo contó. Salí con mucho miedo y ya no regresé. Cuando llegó mi madre le conté lo que había pasado con el oso y ella solamente sonrió. Fue entonces que muy enojado le pregunté: ¿No me crees verdad?, ¿no crees que el oso movió los ojos?.

Ella me dijo: _ ¿y qué hiciste cuando eso pasó?. _Madre, ¿qué iba a hacer?, salí corriendo, contesté.

_Bien, dijo ella. Entonces todavía no estás preparado.

_¿Preparado?, ¿para qué?. Mi madre no contestó, me dejó con la duda. Y como el miedo no se me quitó le dije que se llevara el oso de mi habitación, que no quería verlo ahí.

Ella lo hizo no quitándome la mirada de encima, no dijo nada y se lo llevó. Bajé a ver el televisor, quería que se me olvidara el asunto del oso. Cuando llegó mi hermana de sus clases no le comenté nada, lo más seguro es que se iba a burlar de mi e iba a traer al oso de vuelva, así que seguí viendo mi programa.

Llegada la noche mi madre nos hizo de cenar, terminando se fue a su recámara mientras mi hermana y yo seguíamos viendo la televisión. Me entró la inquietud por ver que hacía mi mamá y subí lentamente  las escaleras para que no me escuchara. Su puerta estaba entre cerrada y pude escuchar como murmuraba… ¿con el oso?, si, ella hablaba con el oso.

No podía creerlo, pensé que me estaba volviendo loco pero no era así, ella le hablaba a Peter y este le contestaba.

Abrí la puerta, mi madre se espantó al verme ahí parado, luego me dijo: _pasa.

_Peter dice que no quería asustarte, que solamente quería ser tu amigo por eso se animó a moverse. Pensó que lo ibas a aceptar. Dice que se sintió muy triste porque decidiste sacarlo de tu habitación.

_¿Peter habla?, ¿cómo puede ser posible?. Interrogué a mi madre.

_Él es mágico, Peter perteneció a mi madre, antes fue de mi abuela y de mi bisabuela… pero no es malo, el es un oso bueno que solamente habla con aquellos niños que lo necesiten, con aquellos niños que se sienten solos o no tengan amigos.

Temeroso me acerqué al oso y lo saludé titubeante:

_Hola.

Peter contestó a mi saludo, sonrió, se acercó lentamente y me abrazó.

Desde ese momento nos convertimos en los mejores amigos aunque lo hagamos en secreto; nadie comprendería como un oso de peluche puede llegar a hablar.

Bueno no es fácil hacer hablar a un oso pero a Peter es más difícil poderlo callar.

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario EL OSITO DE PELUCHE

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.