Avisar de contenido inadecuado

PRESOS DE ESTA HISTORIA 2

{
}

EL CONTADOR

Una de las personas que se presentaron desde un inicio a declarar fue el contador de la empresa en la cual trabajaba. Él expresó que el monto del robo ascendía casi a 900 mil pesos, una cifra que alteró porque yo sabía perfectamente cuando dinero había en la sucursal, ya que como gerente diariamente hacía el cierre. Obviamente esto lo hacía por indicaciones del dueño ya que al querer cobrar un seguro, querían salir ganando.

Afortunadamente todos esos datos los tenía en mi cuenta de correo y una contadora se encargó de verificar cuánto dinero había en realidad para mostrarlo como prueba a mi favor. Por su parte la PGJ en sus investigaciones también comprobó que esa cifra no correspondía a lo que habían robado.

Al no tener como demostrar eso, el contador jamás se presentó a las audiencias a las que se le requería, mintió en sus datos de domicilio y número telefónico, se dio de baja en el seguro y no había forma de dar con él. Como la Ministerio Público lo requería, eso fue atrasando mi juicio.

Fueron varios meses los que transcurrieron hasta que apareció, se presentó en el juzgado muy asustado, mencionó que él no sabía de que se le acusaba si no había hecho nada. Cuando se le recordó lo que había declarado; lo obligaron en una semana juntar las pruebas que dijo tener.

Le tomaron de nuevo sus datos y una patrulla fue a dejarlo en su domicilio para verificar que no estuviera mintiendo. No, si bien dice un dicho popular “el miedo no anda en burro” y mientras él ya hasta se había olvidado del asunto, yo seguía preso. Sin palabras…

 

LA SITUACIÓN DE LA EMPRESA

 

Por medio de un compañero de mi esposo me enteré que las primeras personas que declararon en contra de él ya no trabajaban en la empresa, no se supo dar los motivos ya que él desconocía lo que había sucedido con él, no le mencioné que estaba preso ni toda la historia que crearon para hacerlo parecer culpable. Sólo mencionó que ya no los dejaban empeñar, que solamente estaban tratando de recuperar el dinero que habían prestado y que no los dejaban hacer nada. Que por ese motivo iba a dejar de laborar en ese lugar.

La empresa ya estaba en números rojos pero la culpa no la tenían los empleados sino el dueño, porque cada vez que veía una fuerte cantidad se las pedía para irse de viaje con su familia a lugares costosos. Así es: hay que aprender a ahorrar, gastar cuando se tenga y se pueda y no malgastar porque suceden este tipo de situaciones.

Por tratar de recuperar el dinero que ya no tenía, había una forma muy sencilla para poder hacerse de nuevo de el: fingir un asalto a una de las sucursales en la que desgraciadamente le tocó a mi esposo pero bien pudo haber sido cualquier otro.

Trató de justificar que él había cometido un error por no seguir las indicaciones que dio la empresa al momento en que se tiene que abrir la tienda, mostró a los empleados en una junta que hizo: un video del asalto, haciendo ver que él había tenido la culpa.

 

EL VIDEO

 Una prueba contundente es el video en donde se observa la manera en como el asaltante entra a la tienda y como obliga a mi esposo a entregarle todo. Se ve la forma en como lo amenaza con una pistola, lo golpea, lo tira al piso, lo deja sangrando…

Cualquiera diría que eso es más que suficiente pero no fue así. El video fue editado, alterado para que no se viera. Jamás pudieron abrirlo y no se mostró como prueba en las audiencias. ¿Porqué no se pudo abrir?. Porque alguien metió mano al tratar de manipularlo. Como no pudieron abrirlo se descartó, no intentaron buscar la forma en como pudieran ver el contenido y nuestro abogado tampoco pudo tener ese material.

Dice mi esposo que fue el juez quien pidió ver ese video y al notar que no se podía abrir y que la del Ministerio Público hizo caso omiso a esta situación, le mandó un informe de esto, molesto porque siendo una de las pruebas principales no las habían considerado.

El juez a través de un Proyectista que analiza la situación del caso, llevan un proceso aparte de es “el amparo”. Con cualquiera de estos dos juicios esperamos que mi esposo quede libre.

Y ese video, seguimos sin poder verlo, no tenemos acceso a él. Pero hay informes médicos que dicen la manera en como llegó Rubén a la clínica, que condiciones presentaba y fotografías que yo le tomé.

 

EL ASALTANTE ¿DÓNDE ESTÁ?

 

A veces me pongo a pensar en que inmediatamente se culpó a mi esposo de haber planeado todo y que el asaltante se fue con todo el dinero y la joyería muy quitado de la pena sin que nadie lo buscara ni preguntara por él. Eso nos hace pensar que estaba planeado, hasta la fecha nadie lo ha mencionado después de siete meses.

Ese ladrón: ¿dónde está?, ¿lo contrataron en realidad? Y en caso de que lo hubiera hecho de propia voluntad. ¿Habrá hecho algún otro asalto para quedar esta vez preso? O ¿seguirá libre?.

¡Que suerte tiene si aún está libre!. Los malos sueltos y los inocentes en el bote, “ironías de la vida”. Porque quienes se dedican a la delincuencia no se tocan el corazón para sus crímenes, es un estilo de vida que ya ha sido muchas veces heredado, hay hasta familias completas que se dedican a esto y que tienen una y mil formas para escaparse de ir a prisión.

Los que inician o a los que la vida los llevó a robar, cometen actos delictivos menores, pero quienes tienen experiencia se van a lo grande: bancos, casas de empeño, empresas… y este fue alguien contratado o alguien experto.

Dios: esta persona que se atrevió a hacer esto no tiene la más mínima idea de lo que sucedió, que a un inocente se le culpó de algo que no hizo. Sé que no va a presentarse y decir que él lo planeo pero guíalo por el camino del bien para que no vuelva a dañar a nadie más.

 

MI IDA A SONORA

 No podía dormir, daba vueltas en la cama una y otra vez con esas imágenes de Rubén en la celda del Ministerio, después con esas esposas y de ver como se lo llevaban al Reclusorio. Era como una pesadilla…

Tenía que permaneces callada, no podía decirle a nadie lo que estaba viviendo, no es una situación que se puede soltar así como así. Me sentía sola, desprotegida, ahogada dentro de mi. Callando un dolor que me estaba matando y que no me dejaba vivir. Sentía como si alguien hubiera muerto y estuviera viviendo un luto. No quería hablar, ni salir a la calle, todo me recordaba a él… temía a las patrullas, a los de seguridad de las tiendas, sentía como por cualquier motivo me pudieran detener y llevarme presa. Estaba cayendo en la locura, era una fobia terrible con la cual no podía vivir.

Llegó la oportunidad de ir a mi tierra: Cajeme, tenía que arreglar unos asuntos y ahí me iba a rencontrar con mi hermana. Por diversas cuestiones mi estancia se prolongó pero me sirvió para despejarme un poco, poder dormir después de tanto tiempo, sentirme protegida, cuidada. Gracias al apoyo de mis primos, de mi tía con la que llegué y de mis amigos pude volver a agarrar fuerzas para seguir con mi lucha. Me sentía mal cuando me divertía porque mientras yo estaba tranquila, mi esposo estaba encerrado. Espero que con el tiempo comprenda que aunque estuviera libre literalmente, estaba presa junto con él.

 

RISAS DE LAURA

 Era día de audiencia, Laura la ex compañera de Rubén, tenía que ir a ampliar su declaración. Cuando entró al juzgado lo hizo temerosa, con la cabeza agachada. Iba acompañada del Licenciado por parte de la empresa y de algunos de sus compañeros. Entró a una de las oficinas mientras iniciaba la audiencia. Sentía como la rabia se apoderaba de mi corazón, era un coraje hacía ella que trataba de disimularlo.

Cuando la llamaron a declarar vio a mi esposo tras la rejilla, creo que la intimidó porque su voz era imperceptible, se notaba muy nerviosa, no volteaba a verlo, se contradecía en sus declaraciones, no dejaba de mover las manos y su mirada siempre estaba hacia abajo o perdida. Había algunas personas ajenas al asunto que observaban desde lejos y comentaban en como se notaba que estaba mintiendo. El hermano del dueño de la empresa también observaba…

Al momento en que terminó salió del lugar junto con sus compañeros que iban y venían, no me conocía por eso ignoraba quien por parte de la familia de Rubén estaba ahí.

Más tarde salí y los vi en la parte de abajo platicando y riéndose. Ella expresaba: se lo merecía y no dejaba de reírse a carcajadas. De pronto sonó mi teléfono y tuve que bajar, cuando escuchó mi voz supo que era yo, la esposa de Rubén y se quedó callada.

Una cosa sólo se: “El que ríe al último ríe mejor”.

 

 LAS MIRADAS

 Ese mismo día que fue Laura a declarar, iba el mismo Licenciado que supuestamente trató de solucionar las cosas con mi marido antes de que se desatara todo esto. Dijo muchas mentiras de las cuales soy testigo que no ocurrieron así.

En estos casos, la pareja del que se le acusa no puede declarar a favor porque se cree que involucra sentimientos y no se le da credibilidad.

Pero él sabe que la situación no se presentó como la hizo creer, comentó que jamás le contestamos en el teléfono de la casa por eso creyó que Rubén se había dado a la fuga, cuando yo siempre le contesté las llamadas e inclusive me pidió el domicilio de nuestra casa y se lo di. (Tontamente porque por eso fue que hicieron guardia los de la PGJ afuera de nuestro domicilio).

Así que lo veía con rabia mientras estaba sentado, él trataba de sostenerme la mirada pero no podía… bajaba la vista y volvía a alzarla para ver si lo seguía observando y era así.

Tiempo después salió del juzgado tratando de evitarme. En esa mirada le cuestionaba el por qué mentía, el por qué se había prestado a ese juego, que si que ganaba con eso.

Él estaba por parte del diablo, como en la película era: “El abogado del diablo”. Sé que su profesión consiste en eso: defender al cliente pero ahí entra la ética y la moral. Hay que defender al inocente.

 

EL JUEZ

En una semana el Juez revisará el expediente y lo firmará, eso nos dijo muy seguro el Licenciado que lleva el caso. En casa estábamos emocionados porque Rubén ya saldría de ese lugar, ya iba a estar con nosotros. Limpiamos la casa, todo lo dejamos en orden para cuando entrara por esa puerta, nos sentíamos muy contentos. Pero no fue así, al llegar la fecha el Juez le pidió al Licenciado otra semana más porque con el trabajo que tenía no había llegado a su expediente. Esa semana se nos hizo eterna, la esperanza de que llegara ese día y se diera una resolución positiva me tenía intranquila, no podía dormir esperando que llamaran para avisar de que salía libre pero tampoco fue así, el Juez de nuevo comentó que el trabajo se le había acumulado y que se iba de vacaciones, que regresaba los primeros de agosto.

Me solté a llorar, estaba indignada, enojada. ¡Qué fácil es decir esperen!, ¡cómo él no es el que está encerrado!. No quería ni hablar con mi esposo porque aunque no sea culpable, me presionó para que me quedara aquí y ahora sin dinero… sin saber como voy a sobrevivir todo este tiempo.

Llegó la fecha, el Licenciado volvió a buscar al Juez y este le comentó lo mismo: tengo mucho trabajo, espéreme este mes para poder leerlo. ¡Todo el maldito mes!. ¿Y el Licenciado no tiene los pinches huevos para ejercer presión?.  Me imagino de esos viejos gordos sentados en su escritorio analizando un expediente por pocas horas y en la otras tirando la chorcha.

¡Si supiera el maldito Juez que su desidia está afectando a mi familia!. 

 

POBRES NIÑOS

En cuanto recibí el mensaje del Licenciado sobre lo que le había expresado el Juez me puse de malas. Desafortunadamente los niños llevan las de perder porque tienen que soportar regaños por culpa de mi desesperación y estrés. Lo bueno es que ellos saben lo que pasa, cuando me ven angustiada solamente me contemplan y permanecen callados.

Estoy frustrada, ya se acerca el regreso a clases y tengo muchos gastos. No se de donde voy a sacar el dinero porque no les he comprado nada, supuestamente esta situación se resolvía los primeros de agosto y ahora piden un mes más…

¡Tengo que trabajar!, el dinero no cae del cielo y nadie te lo da de a gratis. Si mis hijos no estuvieran pequeños me sería más fácil solucionar mi vida, pero no los puedo dejar solos, son una amenaza y tienen cada ocurrencia que es arriesgarme a que suceda algo en caso de que no esté presente. Eso me ha detenido.  Un trabajo que pueda realizar desde casa sería perfecto, así estaría al pendiente de ellos. Ojalá pronto encuentre la solución a mi problema porque esta falta de dinero, el no saber que va a ser de mi futuro y el no encontrar las respuestas que necesito me pone tensa.

Pobres niños; mis hijos no tienen la culpa. No tienen por que estar pagando el odio que tienen esas personas hacia mi esposo. Pero quien le hace daño a un niño lo paga con creces. Mientras tanto yo trato de calmarme y de no llorar frente a ellos, porque quiero que su dolor sea menos al darles motivos para estar contentos.

 

MI VECINA

Mi vecina es testigo presencial de toda esta historia, ella me acompañó desde el primer momento en que mi esposo fue detenido. Los primeros días siempre estaba al pendiente, nos llevaba comida y nos hacía compañía. Siempre estuvo dispuesta a acompañarme al reclusorio en caso de que no quisiera ir sola. Por fortuna estaba ella, como el ángel que me mandó Dios para que no me sintiera tan desprotegida.

Decidí vender algunas cosas para  tener dinero, ella resultó ser una excelente vendedora porque en un dos por tres me consiguió clientes y sobreviví unos días más.

Cuando tenía que salir a algún casting o a alguna audiencia, ella me apoyaba con los niños para llevarlos a la escuela o recogerlos. Bien dicen que a veces recibes más de personas ajenas a ti que de tu propia familia. Bueno en este caso sé que si mi hermana estuviera cerca, ella también me apoyaría, pero desafortunadamente vivimos de punta a punta. Ella en el norte y yo en el sur…

Angélica, así se llama mi vecina y sí, es un ángel, por lo menos mi ángel. Recuerdo esas primeras semanas de audiencia, se estaba conmigo rezando para que todo saliera bien e inclusive en algunas ocasiones cocinó para que le llevara comida a mi esposo al reclusorio.

El contar con personas como lo es mi vecina es como si alguien me sostuviera la mano para no caer y aunque trato de platicar con ella sin que se me salga una lágrima, entiende perfectamente mi tristeza.

ESO ES UN VERDADERO AMIGO

¿Qué te pasa? Preguntó mi amigo cuando le llamé. Con un nudo en la garganta y muy desesperada le expliqué la situación: Rubén está preso, se lo llevaron al reclusorio. Permaneció por un segundo en silencio, no sabía que decir, quería ayudar pero era algo que se le escapaba de las manos.

En esos días mi estación ya estaba al aire pero me sentía sin ningún tipo de motivación para hacerme cargo, así que le pedí de favor a una amiga para que me apoyara y ella amablemente aceptó, lo cuál se lo agradezco infinitamente. Por otra parte no quería ni hablar, el dolor que sentía dentro me cortaba las palabras, así que Josué sugirió que hiciéramos un programa juntos para que me distrajera un poco; le contesté que lo iba a intentar.

Y así fue, me sirvió para distraerme, el programa tuvo aceptación y nosotros nos divertíamos mucho, reímos miles de veces a carcajadas a pesar de que era muy agotador hacerlo por el tiempo de duración y el contenido que manejábamos porque teníamos que investigar. Hasta que nos sacaron del aire porque cambiaron el servidor. Eso hizo que volviera a pensar en el problema y a sentirme mal.

Mi amigo siempre trata de estar ahí, de buscar la forma para sacarme una sonrisa del rostro, de escucharme, con él me puedo desahogar. Bien dicen que a los verdaderos amigos se les conoce en este tipo de situaciones y él jamás me ha dejado sola. Gracias.

GRACIAS FAMILIA

 

Cuando uno está bien, todo mundo te habla y está contigo. Cuando vives una desgracia, todo mundo desaparece. ¡Cruel realidad!. Siempre pensé que en una situación como esta, mi familia estaría para apoyarme ya que mi madre siempre estuvo para ayudar a todo el que se lo pidiera, desafortunadamente no fue así, me dejaron sola.

Creí en una tía, no deseaba que me dieran dinero ni nada por el estilo, sino que a través de contactos se pudiera solucionar este problema, aquí se requieren palancas y sus hijos las tenían. Lo único que hizo fue decirle a todos mi situación en forma de chisme y eso me molestó. Confié  y me decepcionó.

Que triste que ahora que no está mi madre todos se hayan olvidado de nosotras, probablemente se debe a que dicen que ella nos adoptó y al no estar más mis padres, ya no los une nada con mi hermana ni conmigo. No se si esto sea cierto, es algo que me inquieta, no quisiera morir sin saber la verdad pero en este instante mi preocupación es Rubén.

Querida familia: que con su dinero puedan encontrar toda la felicidad, ojalá que nunca vivan una amarga experiencia en donde se encuentren solos, sin ningún tipo de apoyo. Si hubieran querido estarían al pendiente de mi, en ver cómo me pudieran ayudar pero decidieron no hacerlo. Disfruten de sus viajes, de sus comidas. Espero que nunca lloren lo que he llorado yo.

 

EN LA FILA

¡Cuántas historias no se escuchan cuando uno hace fila para entrar al reclusorio!. Muchas de las mujeres que van son madres, algunas expresan su desesperación por no poder sacar a su hijos de ese lugar, otras sienten coraje porque no es la primera vez que viven esa historia. Algunas ya no están dispuestas a volver porque no tienen dinero para hacerlo.

Recuerdo muy bien a una mujer que me comentó que ya se estaba divorciando de su esposo cuando ocurrió el motivo que llevó a su marido a estar preso; que tuvo que vender poco a poco sus cosas para poder pagar el abogado, en como su familia se había alejado de ella y como le prometió a su esposo no abandonarlo. Me llamó mucho la atención porque mi historia es muy similar, yo también me estaba separando de mi marido y esta situación hizo que todo cambiara.

Aunque parezca increíble, otras mujeres llegan contentas. Su estilo de vida ha sido así, ya están acostumbradas a que su pareja o familiar caigan presos y llegan al lugar como si se tratara de un día de campo. Hacen amistades dentro del reclusorio y tienen tratos con muchos custodios, saben perfectamente el manejo dentro del penal que van y vienen como si se tratara de su casa.

También me ha tocado ver lágrimas de impotencia porque se les privó la entrada al reclusorio, porque se enteraron de alguna noticia que no fue de su agrado o bien, porque tienen que vivir una historia que no creían que fuera a pasar.

En cada persona se vive una anécdota diferente o similar, su pensamiento o sentimiento en ese momento se lo reservan para no llorar.

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario PRESOS DE ESTA HISTORIA 2

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.