Avisar de contenido inadecuado

EL SUICIDIO DEL SEÑOR K. Autor: Yunieski Betancourt

{
}

EL SUICIDIO DEL SEÑOR K.

 

Yunieski Betancourt Dipotet - Cuba

 

Dedicado a Bertolt Brecht

 

Un día el señor K. se propuso encontrar una situación que indefectiblemente lo condujese al suicidio. Careciendo de apego especial a persona o posesión, concluyó que era improbable que alguna vez se hallase en disposición de terminar con su vida. Satisfecho, visitó al señor B., y se lo contó.

El señor B., sonriente, le tendió un sobre lleno de pastillas.

-¿Cómo puede esto llevarme al suicidio? -preguntó el señor K.

-Sencillo -ripostó el señor B.-, cada pastilla te hará olvidar cualquier cosa que hayas dicho o hecho durante las veinticuatro horas previas a su ingestión.

-¿Y qué con eso? -se indignó el señor K.

-Imagina que eres abordado por personas que te comentan tus acciones y sentencias, y te piden una explicación de ellas. ¿Esto que me cuentan ocurrió así?, ¿mi respuesta contradice en algo a las que di antes?, pensarás, y no podrás soportarlo.

El señor K. tomó el sobre, lo introdujo en un bolsillo de su pantalón y se marchó sin decir palabra.

Una vez que se alejó lo suficiente, sacó el sobre, lo echó al suelo y procedió a pisotearlo con furor.

-Un hombre sensato evita cargar con su propia muerte -les explicó a los asombrados transeúntes, y muy tranquilo siguió su camino.

 


 

Yunieski Betancourt Dipotet vive en Ciudad de La Habana, Cuba.

{
}
{
}

Deja tu comentario EL SUICIDIO DEL SEÑOR K. Autor: Yunieski Betancourt

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.