Avisar de contenido inadecuado

Yo tuve la mamà mas mala del mundo: Anonimo

{
}

Yo tuve la mama mas mala del mundo

Autor: Desconocido

 

 

Yo tuve la mamá más mala del mundo. Mientras que los otros niños podían irse a la escuela sin desayunar, yo tenía que comer todo el cereal, el huevo y el pan tostado. Cuando los demás niños tomaban refrescos y dulces para el almuerzo, yo tenía que conformarme con comer siempre comidas nutritivas.

Pero yo no era la única que cargaba con este sufrimiento. Mi hermana y mis dos hermanos tenían la misma mamá mala que yo tenía. Mi madre insistía en saber todo lo que hacíamos y dónde estábamos; parecía que estábamos encarcelados. Tenía que saber quiénes eran nuestros amigos. Insistía en que, si decíamos que íbamos a tardar una hora, de hecho tardáramos una hora y no dos.

Cada vez que queríamos hacer las cosas a nuestra manera, nos castigaba. ¿Pueden imaginarse pegarle a una nenita sólo porque desobedece? Ahora pueden darse cuenta lo mala que era mi mamá. Lo peor es esto que les voy a contar: Teníamos que estar en la cama a las 9 p.m. y levantarnos temprano al día siguiente. No se nos permitía dormir hasta el medio día, como a nuestros amigos, así que mientras ellos dormían, mi mamá tenía el valor de despertarnos para trabajar. Rompió la «ley contra el trabajo de los niños menores», e hizo que laváramos los trastos, tendiéramos nuestras camas, que fuéramos por el pan y las tortillas y muchas cosas más; hasta creo que se quedaba despierta por la noche pensando en las cosas que podría obligarnos a hacer, tan sólo por molestarnos: que lávate los dientes, cepíllate el cabello, respeta a los mayores, obedece...

Siempre insistía en que dijéramos la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Así, entre tanta crueldad, transcurrió mi infancia. Para cuando llegamos a la adolescencia y fue más sabia, nuestras vidas se hicieron aún más miserables. Nadie podía tocar el claxon para que saliéramos corriendo; nos avergonzaba hasta el extremo de obligar a nuestros amigos a llegar hasta la puerta de la casa para preguntar por nosotros. Después de los quince años nos dejaba ir a las fiestas de la escuela y a la Iglesia solamente. Mi mamá era un fracaso total como mamá.

Pasaron los años y resulta que todos sus hijos somos felices. Hemos sabido superar las dificultades de la vida y desarrollar magníficas relaciones tanto en la familia como en la Iglesia y en nuestros trabajos. ¿A quién debemos culpar de nuestra situación actual? Tienen razón: a nuestra «mala madre».

Hemos descubierto que nuestra «mala madre» es, en realidad, la mejor del mundo. Gracias a ella mis hermanos y yo nos hemos propuesto continuar el camino trazado por Jesús.

Estamos tratando de educar a nuestros hijos como lo hizo nuestra madre. Estoy llena de orgullo cuando mis pequeñitos me dicen que soy «mala». Sonrío recordando mis propios arrebatos de cólera y le doy gracias a Dios por haberme dado a la «mamá más mala del mundo».

Si la madre de ustedes fue o es tan mala como la mía, ¿no creen que deberían expresarle su más profundo agradecimiento?

{
}
{
}

Comentarios Yo tuve la mamà mas mala del mundo: Anonimo

jajaja yo la tengo y le dio gracias a Dios por esa ''mala madre''
chiguil chiguil 30/10/2010 a las 22:31
jejee io tengo una mama azii i agradesqo q sea azii me ah enseñadoo muuchooo jeje graziaza ella zoi la madre mas feliz ami qorta edad hehehhee :-P
bixitha bixitha 31/07/2011 a las 00:23
ya tengo esa madre pero esas madres son las mejores del munte por eso la uiero aunque me aga enojar
karen itzel karen itzel 20/04/2012 a las 02:41

Deja tu comentario Yo tuve la mamà mas mala del mundo: Anonimo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.